lunes, mayo 27, 2024
Diario Alicante en Whatsapp

Lo Más Leído:

spot_img

Lo Último: en Noticias

Blanca Irene Castro y la bienvenida al arbitraje de fútbol femenino

Blanca tiene el alma del color de su nombre.

La conocí cuando tenía 6 años de edad, íbamos a primer grado de primaria en la escuelita del pueblo.

Era una niña extrovertida sin parámetros, aventurera y alegre.

Uno de los recuerdos graciosos que tengo de ella, es que en una ocasión corrió adelante de un carro para ganarle la carrera, algo chistoso para un niño de 6 años, las cuentas se arreglaban después con los padres.

Su historia continuó de forma ascendente, retando sus capacidades continuamente.

Tiempo después ya no la vi más queriéndole ganar a los carros, la vi con un balón poniendo corazón, espíritu y amor en el pequeño campo de fútbol.

Una de las cosas impresionantes de ella es que no midió nunca sus capacidades en función de las capacidades masculinas.

Su pensamiento era más amplio, “las chicas podemos hacer lo que queramos, los deportes no tienen género, las mujeres podemos ser también una estrella de fútbol”.

Es una de las mujeres de El Cedro, El Cuá que rompe los estándares “empolvados” de que el fútbol es solo para hombres.

Se requiere principalmente amor, valentía, fuerza y libertad mental.

En otra faceta se le ve lo tierno que combina perfectamente con lo social de una Blanca que se interesa por aportar a la humanidad desde la educación.

Blanca Irene Castro Molina es Licenciada en Pedagogía con especialidad en Educación Infantil y maestra titulada.

Sus padres José María Castro y Janeth Molina, ambos nicaragüenses, son los responsables de su éxito, aportando gran seguridad y amor para su hija en todos los campos que ella ha explorado.

Nació en Trojes, Honduras, a los 9 años se traslada a vivir con su familia a Nicaragua, exactamente a la comunidad El cedro, comarca del municipio de El Cuá, departamento de Jinotega, donde fue registrada para nacionalidad nicaragüense.

Ahí estudió su primaria, posteriormente cuando iba a comenzar la secundaria sus padres la llevaron a la ciudad de Estelí a vivir con sus abuelos maternos,porque El Cedro era en ese entonces un pueblo que se iniciaba y carecía de escuela secundaria.

Fue en elInstituto Nacional Francisco Luis Espinoza de Estelí donde comenzó su interés por el fútbol de una forma más dedicada, logrando ingresar a los equipos masculinos, ya que femenino no había.

“Con el paso del tiempo el fútbol femenino empezó a desarrollarse y con pequeña liga de barrio así fui practicándolo hasta que llegué a la universidad UNAN Managua FAREM- Estelí y encontré la oportunidad perfecta de mi vida, cuenta la exitosa futbolista.

– “Jugar los juegos universitarios visitando otros departamentos y eso me abrió camino en este deporte llegando a jugar en primera división con el equipo Real Estelí durante 6 años, añade Blanca con expresión de júbilo.

Ocurrió después algo que no esperaba, su retiro por causa de un accidente que le fracturó las dos piernas.

En ese punto ya se había interesado en el arbitraje y lo ejercía a nivel local.

Tras su recuperación, Blanca decide dejar de jugar e incorporarse de lleno al arbitraje nacional, pasa una serie de pruebas con éxito y comienza a ejercer como el primer árbitro femenino de Estelí.

Causa que la lleva a ligas nacionales como tercera división nacional liga de ascenso masculina primera, división femenina, segunda división y primera división, Fútbol masculino para juegos muy importantes con eliminatorias, semifinales y finalísimas.

En julio del 2021 inicia un proyecto de FENIFUT U17 femenino, torneo nacional.

Las oportunidades le siguen llegando, una de ellas es la invitación que le hace la Institución Real Estelí cargo que ella asume con alegría sumándose al proyecto como directora técnica (entrenadora).

Esa fue su primera aventura que le dejó como resultado un Campeonato Nacional del torneo apertura, a ella y su equipo.

En un torneo en estreno, destacando como la primera entrenadora mujer que le diera un campeonato nacional a Estelí y en esa categoría a nivel nacional también, es algo que merece ovación.

Luego seguido de esto inició el torneo de clausura de la misma categoría en el que también quedaron campeonas nuevamente consagrándose campeonas nacionales absolutas.

He ahí la importancia de ser buen líder, buen transmisor de las emociones porque son transmitidas al equipo.

En este caso, varias de las muchachas del equipo que ella tenía a cargo se destacaron por su gran trabajo en el equipo y fueron llamadas a selección nacional, dónde hace pocos días quedaron campeonas en Estados Unidos.

Ahora Blanca emigró a los Estados Unidos con el alma llena de orgullo y sueños que por nada del mundo va a detener, hasta conseguir dejar una huella grande en el fútbol femenino y llevar a través de su demostración el mensaje a las mujeres que ninguna profesión, ningún deporte y ningún sueño tiene género ni límites.

En el nombre de Dios todo se puede- expresa Castro -con el récord deportivo que traigo ya fui aceptada en una liga en Tampa, Estados Unidos, donde soy la única, árbitro, mujer de esta liga y también es primera vez que cuentan con una mujer en lo que va de los torneos de varios años que llevan.

Blanca es madre soltera. Tiene un hijo y una hija a los cuales les ha heredado su amor por este deporte. Ellos juegan en primera división de fútbol.

Hasta Estados Unidos te extiendo mi aprecio, cariño y admiración. Esperando que este mensaje fenomenal llegue a cuantas mujeres sea posible. Has hecho grande nuestro pueblo pequeño, El Cedro, nuestro municipio El Cuá. Nuestra Nicaragua, diciéndole al mundo que las mujeres sí podemos.

 

  • Albert Hernández
  • Poeta y escritora nicaragüense.

 

servicios de guest posting
Síguenos en nuestro canal de WhatsApp y conoce toda la actualidad al momento.