SOBRE EL 1º DE MAYO
SOBRE EL 1º DE MAYO
SOBRE EL 1º DE MAYO
5 (100%) 1 vote

Articulo escrito por: Fernando Garcia

Siguenos en Twitter : ->

Mi primer recuerdo sobre esta celebración se remonta a mis años de niñez y guardo un vívido recuerdo de una tarde en que asistí junto con mi padre al campo de futbol del Valencia, donde se celebró ese año la demostración sindical, un acto más festivo que otra cosa y nada reivindicativo, como todos podréis suponer, ya que en el año 63 o 64, el régimen imperante no daba para grandes manifestaciones ni nada que se le pareciera, si no eran para aclamar al entonces Caudillo o a algo que a él le interesara. 

Con el paso del tiempo llegué a esa adolescencia de entonces, de muchacho que se pone a trabajar con 15 años, de manera que ya con 16 tuve mi primer contacto con los sindicatos y con 17 pasé a formar parte del Comité de Empresa como secretario de ese comité (la ley indicaba que debía ser el más joven) y más adelante llegar a ocupar el secretariado de propaganda o algo así de la agrupación local de CC.OO. Fueron, ya digo tiempos de juventud, esos tiempos de los que Sir Winston Churchill llegó a decir aquello de que “quien a los 20 años no sea revolucionario no tiene corazón, y quien a los 40 lo siga siendo, no tiene cabeza” y está claro que yo tenia y sigo teniendo, os lo aseguro, mucho corazón.

Fueron tiempos muy intensos que viví con fuerza y que recuerdo muy bien y entre esos recuerdos y junto con los de las primeras elecciones y otras muchas primeras cosas que se iban dando en política y en mi vida, llegó ese 1º de mayo de la incipiente democracia en 1977 en donde copiando a Hemingway me atreveré a decir que España fue una fiesta, recuperando un día para los trabajadores que había estado totalmente descafeinado durante 40 años.

El Día Internacional de los Trabajadores o Primero de Mayo es la fiesta por antonomasia del movimiento obrero mundial. Es una jornada que se ha utilizado habitualmente para realizar diferentes reivindicaciones sociales y laborales a favor de las clases trabajadoras por parte, fundamentalmente, de los movimientos socialistas, anarquistas y comunistas, entre otros.

Desde su establecimiento en la mayoría de países (aunque la consideración de día festivo fue en muchos casos tardía) por acuerdo del Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional, celebrado en París en 1889, es una jornada de lucha reivindicativa y de homenaje a los Mártires de Chicago. Estos sindicalistas anarquistas fueron ejecutados en Estados Unidos por participar en las jornadas de lucha por la consecución de la jornada laboral de ocho horas, que tuvieron su origen en la huelga iniciada el 1 de mayo de 1886 y su punto álgido tres días más tarde, el 4 de mayo, en la Revuelta de Haymarket. A partir de entonces se convirtió en una jornada reivindicativa de los derechos de los trabajadores en sentido general que es celebrada en mayor o menor medida en todo el mundo.

Lo anterior es lo que nos dice la Wikipedia sobre esta celebración y que, a la vista de las manifestaciones del pasado martes, muchos o desconocen o han olvidado lo que ahí se dice y que desde luego, no se pareció en nada a lo que pude ver el pasado martes, en donde se mezcló todo, como si más que el día del trabajador, fuera el día de la protesta general.

Yo ya hace muchos años que por disconformidad con lo que veía abandoné ese mundo sindical y con el tiempo hasta he llegado a cogerle tirria, viendo como veo que a la hora de la verdad, unos lucen Rolex, otros se van de mariscada, otros se embolsan a costa de cursos y EREs todo lo que pueden y otros solo aspiran a ser liberados sindicales, o lo que es lo mismo, seguir cobrando sin trabajar, cosa que no entra en mi forma de ser ni actuar.

Irá por delante el dato, de que este año las manifestaciones del 1º de mayo convocadas por los sindicatos, tan solo han sido capaces de movilizar a medio millón de personas en toda España, medio millón que si le empezamos a restar políticos, dirigentes sindicales y vecinales, liberados sindicales, más toda la amalgama de feministas, jubilados, independentistas, nacionalistas que este año también contaban, no sé en cuanto quedaría, lo que si tengo claro es que este primero de mayo ha sido para mí el mayor ridículo en la historia de los sindicatos, sindicatos que, todo sea dicho, para mi han estado desde el 2008 desparecidos en combate, preocupados por despedir a sus plantillas y calladitos no fuera que el gobierno les redujera aún más o eliminara la subvención que reciben y que nadie olvide, pagamos entre todos.

Y es que lo ocurrido este año es lo lógico cuando no se tienen ideas ni argumentos, entonces es más fácil dejar que la manifestación se vaya llenando con eslóganes y con personas completamente ajenas al mundo laboral, en ese afán de intentar tapar el gran fracaso de este 1º de mayo, en donde los trabajadores ya desengañados por los sindicalistas, esos que han vivido bien mientras las empresas cerraban o despedían a sus empleados, no han acudido a manifestarse en la cantidad en que solían hacerlo otros años.

El mundo sindical ya no tiene credibilidad, se la han ido cargando sus dirigentes con sus acciones y con sus silencios y no podrá tenerla mientras sigan viviendo a costa del erario publico y no de sus propios afiliados, pues el trabajador no debería fiarse de que llegado el caso, los sindicatos vayan a morder la mano que les da de comer.

Mientras, siguen actuando como si nada hubiera pasado y la cosa no fuera con ellos y tan solo amenazan ahora con una “futura huelga” que de la forma en que lo dicen, suena mas a ese “uy si voy ahí” que nos soltaba mamá cuando hacíamos alguna trastada de niños, que a un acto coherente de quien se supone debe defender los intereses del trabajador y que de momento, solo dan a entender que les preocupa más defender los de su propia empresa: su sindicato.

https://www.youtube.com/watch?v=tGqxF-9xw3s

©Fernando García. 2018

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.