“PROHIBIDO NIÑOS” EN BARES: ¿NECESIDAD, O “NIÑOFOBIA”?

El cartel de "Prohibido niños" ¿Necesidad, o "niñofobia"?

Un bar de Vigo, el Beach Escola Vao, ha colgado el cartel de “Prohibido niños” con un texto algo menos radical, eso sí, prometiendo al cliente un espacio libre del latazo que dan los niños mal educados en las terrazas de los bares. Algunos padres se relajan en los bares de la tarea de vigilar a la prole latosa, y entonces el latazo se extiende hacia los clientes de al lado o hacia los camareros, obligados a sortear bandeja en mano carreras y cruces inesperados, algunos hasta con resultado de lesión.

El cartel de “Prohibido niños” ¿Necesidad, o “niñofobia”?

No creo que nadie tenga mayor conciencia de la mala educación de la infancia en este país que un profesional de la hostelería, sobre todo si es más educado que sus clientes o si tiene hijos que sepan comportarse; porque los niños son niños y se entiende que dan ruido, pero hay niños, y niños.. En general, el comportamiento de la gente en los bares daría para contar lo que no está en los escritos, porque si en la mesa y en el juego se conoce al caballero en los bares se conoce quién es un patán y quién no apenas asome por la puerta. El camarero desarrolla un sexto sentido a la hora de detectar el nivel de gilipollez de la gente equiparable o superior al de cualquier psicólogo, y tiene además un baremo automático e instintivo sobre el nivel de peligrosidad de los niños.

Hay gente que encuentra placer en tratar con desdén a quien le sirve, y lo transmite a su prole por aquello de la imitación. Los niños son esponjitas, pobrecicos: por eso te encuentras con un mico que te pide agua con la misma impaciencia que Luis XVI, y que te mira como si fueras merecedor de cien azotes por la tardanza, cuando los cien azotes habría que dárselos al mico con la mano abierta, constancia y buen ritmo para quitarle las tonterías.

Los niños hay que llevarlos a terrazas donde haya una zona de juegos para que no molesten, porque quien se sienta en un bar lo hace para disfrutar de un rato de sosiego y no para soportar niños ajenos. Si ésto no es posible la obligación de los padres es controlarlos; y si tampoco es posible entonces la obligación del bar es colgar el cartel de “Prohibido niños” como ha hecho este local de Vigo… O al menos “Si usted no aguanta a sus hijos, imagínese nosotros”. El problema ha propiciado que muchos establecimientos, incluyendo hoteles y cruceros, limiten la entrada a menores de 12 años para ofertar un espacio libre de carreras, gritos y rabietas.

El comentario general de los empresarios hosteleros que se están sumando a esta iniciativa libre de niños es que están cansados de lidiar con padres incívicos, que además se enfadan si se reprende a sus hijos. Hemos pasado del “los niños están para verlos, no para escucharlos” a otorgarles el absoluto libre albedrío; dirán ustedes que cada cuál es dueño de educar a sus hijos como le venga en gana o de permitirles crecer en salvaje dejadez, pero el resto de la ciudadanía es libre de elegir si quiere soportar o no el resultado de tanta ausencia de educación.

Iniciativas interesantes han venido surgiendo con resultado de enfrentamiento encarnizado por la defensa de los niños molestos y la de los clientes hartos de gritos: otro bar de Salamanca llegó a colgar unas normas de convivencia en las que se pedía a los padres que si el niño gritaba o molestaba lo sacaran del local hasta que dejara de hacerlo, y otro advertía que todo niño sin supervisión sería vendido como esclavo. Tratar el problema con humor ha dado lugar a anécdotas muy curiosas, como la del cargo en la cuenta de 19.95€ por servicio de guardería en un bar de Granada… Cada empresario trata de resolver a su modo el problema de los niños molestos y los padres que se evaden de su responsabilidad.

Ticket del bar de Granada que incluía en clave de humor un cargo de 19.95€ por aguantar niños molestos

Por supuesto hay quien sigue la corriente en contra de la educación y califica estas iniciativas de “niñofobia”, faltaba más… Con toda seguridad es gente que no ha trabajado en su vida en la hostelería.

2 pensamientos sobre ““PROHIBIDO NIÑOS” EN BARES: ¿NECESIDAD, O “NIÑOFOBIA”?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: DiarioAlicante.es: !Contenido Protegido!