Pablo Iglesias supone mayor amenaza que el coronavirus

Pablo Iglesias supone mayor amenaza que el coronavirus

Pablo Iglesias supone mayor amenaza que el coronavirus

Al margen de consideraciones o especulaciones políticas y observando la lógica vital del razonamiento ante la situación excepcional de crisis que atravesamos, deberíamos analizar los pasos previos que nos han llevado a estos tiempos de incertidumbre que se originan desde que Pedro Sánchez abusó de la confianza democrática para engañar a todo el país y someterlo a designios radicales que amenazan los principios constitucionales.

Una amenaza que está encarnada en el Gobierno de coalición, arribista y tabernario, que además ha agravado la crisis sanitaria con una convulsión de contagios que se podrían haber evitado de no haber prevalecido el sectarismo que convocó a cientos de miles de personas el 8 de marzo.

Solo por estos desatinos rayanos en el delito, si no son ya constitutivos de delito, deberían rendir cuenta los responsables; esos mismos responsables sobre los que recae el peso de controlar y salvaguardar la salud de los ciudadanos que fueron previamente traicionados.

Prescindiendo de ideología y atendiendo a las actitudes personales de quienes han protagonizado este encadenamiento de irregularidades, hay que observar el trasfondo de lo que sucede más allá de las formas disfrazadas de política.

El resultado de las artimañas oscurantistas que llevaron a Pedro Sánchez y Pablo Iglesias a aliarse, después de estafar electoralmente con falsas promesas diametralmente opuestas a las acciones culminadas, es un tiempo de crisis sin precedentes que con la incidencia del Covid-19 va a suponer el riesgo de una ruina global, agravada por los impulsos totalitaristas que el aprovechado vicepresidente bolivariano quiere imprimir con el pretexto de un estado de alarma.

La pretensión de nacionalizar la sanidad privada, las eléctricas y hasta los medios de comunicación debería ser suficiente para sacar del Gobierno a quien solo busca oficializar los intereses de otros narcogobiernos. Se demuestra constantemente: Pablo Iglesias es un delincuente aprovechado de la política para satisfacer los intereses de narcodictaduras en España.

Con las múltiples denuncias y manifestaciones de testigos venezolanos, de la cuerda chavista, y bolivianos otrora al servicio del narcogobierno de un fugado Evo Morales, con tantas pruebas de las relaciones delictivas es rastreramente evidente que las intenciones podemitas buscan instaurar un régimen comunista a imagen y semejanza de auspiciadores como Maduro.

Del alarmismo con el coronavirus puede surgir una esperanza de cura, pero del taimado objetivo de un estafador común disfrazado de política como es Pablo Iglesias, no hay otra vacuna que la reacción de supervivencia antes de que consiga el propósito por el que fue financiado para llegar al poder de modo tan engañoso como financiado y proyectado para imponer un régimen bolivariano en España. Peor virus no puede agazaparse en Galapagar amenazando a todo el país.

Ignacio Fernández Candela

https://gabsm4000.wixsite.com/fcandelaexposicion

Resultado de imagen de ignacio fernández candela portavoz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Sergio Rico Ayala .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Sergio Rico Ayala.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: DiarioAlicante.es: !Contenido Protegido!