domingo, mayo 26, 2024
Diario Alicante en Whatsapp

Lo Más Leído:

spot_img

Lo Último: en Noticias

Pedro Sánchez debería atender la petición de la familia de Vera, una de las niñas fallecidas en el hinchable de Mislata

Reproduzco la carta de los padres de Vera al presidente del Gobierno que hicieron pública durante el periodo de “reflexión” de Pedro Sánchez, pues a pesar del tiempo transcurrido en el que el vuelco del castillo hinchable de Mislata provocó el fallecimiento de dos niñas por múltiples irregularidades en enero de 2022, poco se ha hecho en los tribunales y en las administraciones nada que sepamos.

Antes de reproducirla os recuerdo que el viento que había pronosticado para ese día hizo volar por los aires un castillo, provocando la muerte de Vera con 4 años, Cayetana con 8 y dejando varios niños heridos.

Ya no solamente es que con las fuertes rachas de viento la atracción tenía que cerrar, es que ni estaba colocada en el lugar asignado en el proyecto municipal ni tenía control alguno por parte del Ayuntamiento de Mislata que se ha desentendido, ha mostrado una total falta de humanidad y tampoco ha dado explicaciones (especialmente me parece vergonzosa la actitud del máximo cabecilla de Mislata Carlos Fernández Bielsa).

Una atracción con las cuerdas rotas, cables eléctricos empalmados con cinta aislante tirados en el suelo sin protección, fallos administrativos, argollas que ni estaban, no está en el lugar que lo hubiera protegido del evitable accidente, un empleado de origen magrebí que desapareció (por orden del feriante me imagino) y otras múltiples irregularidades.

Según la geolocalización del teléfono móvil del ingeniero que dio el visto bueno las atracciones, se encontraba mientras tanto a unos 200 km de Mislata, en Elche.

Es más, los feriantes llevaban 9 años de baja fiscal y, por lo tanto, sin pagar la cuota de autónomos ni dar de alta a los trabajadores que trabajaban en lamentables condiciones laborales, pues un testigo cercano a la plaza de la libertad declara que eran más de 10 inmigrantes que dormían hacinados en una caravana y por mi parte, tuve hace años una relación laboral con estas personas que es para olvidar, pero que tendría una importancia mínima a comparación con lo que sucedió en Mislata, la ciudad que su alcalde vende como “amiga de la infancia” llenando los parques y otras zonas de la población con carteles y con el respaldo sorprendente de UNICEF que es quien se patrocina en los mismos, pero entiendo que no todo vale y una entidad que dice velar por la infancia, debe priorizar sus derechos quitando ese reconocimiento a un pueblo cuyos gobernantes descuidaron la feria de atracciones que costó dos vidas inocentes.

Más allá de que todos los informes policiales y periciales demuestran la cadena de negligencias cometida y que el ingeniero no estuvo allí, también señalan al Ayuntamiento de Mislata por dejadez y su silencio sumado al victimismo habitual de Bielsa, demuestra que saben que no hicieron bien las cosas.

¿Como es posible que en 2017 hubiera en Mislata otro “accidente” en un hinchable que provocó una rotura de tercer grado con desplazamiento de hueso a un niño y no se haya tomado medidas para que no vuelva a ocurrir cuando de no protegerse con las manos el niño se hubiera matado también?

El concejal de fiestas, Antonio Arenas, es el cuñado del alcalde y otra de las personas a las que se pidió la imputación por la representación legal de la familia de Vera encabezada por Jorge Carbó, pero no se llevó a cabo.

Permanecen imputados el dueño de la atracción y su cuñado como responsable de tratar con las administraciones, pero también el ingeniero y el técnico municipal del Ayuntamiento de Mislata, consistorio que encima pretende estar en la causa para desprestigiar a la familia de Vera por ser críticos en los medios de comunicación.

Manda narices que después de perder esta familia a su hija en una feria descontrolada al máximo, al alcalde le preocupe más su imagen que la tremenda angustia que padecen los padres, los hermanos de Vera y el resto de seres queridos (lo mismo lógicamente con la familia de Cayetana que murió con 8 años y su hermano tuvo algo más de “suerte” resultando solamente herido).

De momento, prórrogas en el juzgado de instrucción 4 de Mislata y diferentes jueces pasando por el mismo, lo que alarga el dolor de la familia de Vera y aunque no se exponga públicamente, lógicamente también la de Cayetana.

Durante estos días algunas televisiones están hablando de nuevo del caso y lo surrealista que suponen tantas irregularidades y tantas cosas que no cuadran.

Y para acabar, antes de reproducir la carta de la familia de Vera, recordar que por si teníamos poco, hay dos hechos que siguen poniendo los pelos de punta:

Según declaró ante el juzgado la madre de Vera, “la última vez que vi al feriante fue cuando mi hija estaba en el suelo desangrándose, él pasó sin mirar a la niña, a medio metro, pero sin mirarla en ningún momento” añadiendo que lo que él hizo fue coger una cajita de muñeca que llevaba la niña para esconderla en la tómbola.

Pero esto no es todo, el feriante fue pillado dentro del perímetro de seguridad y la policía pudo comprobar como los restos de sangre que dejó Vera al caer al suelo estaban restregados e intencionadamente limpiados echando falsamente los feriantes la culpa a los empleados del samur y digo falsamente por qué su mismo abogado se contradijo diciendo en Zoom Apunt que no sabía si ese suceso tuvo lugar y si era así que no sabía quién lo hizo (lo de limpiar la sangre de la niña de cuatro años).

Encima, el último informe pericial aportado por la familia de Cayetana también señala que pudo haber manipulación de la escena. Igualmente, entre muchas otras cosas, las cuerdas utilizadas no eran suficientes y además eran las que se usan para collares de perro o tendederos de ropa.

LA CARTA EMITIDA POR IVAN Y EVA (PADRES DE VERA)

Para finalizar este artículo, os dejo textualmente la carta que la familia de Vera ha hecho pública en sus redes sociales y ha enviado a los medios de comunicación.

Antes de ello, pedirte que busques en redes sociales a “Eva Roz”, pues desde esa página dan visibilidad a la causa y es muy importante apoyar, conocer más detalles y compartir.

Aquí os dejo la carta textual enviada al presidente del Gobierno mientras el mismo valoraba su continuidad:

Nos dirigimos a usted, señor presidente, con la misma sinceridad y desconsuelo con los que usted se dirigió a nosotros, como españoles que somos, en la carta difundida esta semana en redes sociales. Entendemos su malestar y su agobio personal, y dada su sensibilidad queremos que usted entienda nuestra agonía, después de que nos mataran a nuestra hija de cuatro años en una feria sin ningún tipo de seguridad y control por parte del ayuntamiento que permitió el montaje.

Agonía a la que se suma la rabia de que los responsables sigan con sus vidas ante una instrucción por la que han pasado ya cuatro jueces y que dos años y medio después sigue abierta. Y también impotencia ante la indiferencia de las administraciones públicas que, pese a los informes de la Unidad de Homicidios de la Policía Nacional y distintos ingenieros independientes, que acreditan la cadena de negligencias y la falta de normativa, han mirado hacia otro lado sin tomar medidas para reforzar la seguridad de las atracciones infantiles.

Vera y Cayetana, de 4 y 8 años, salieron disparadas junto a otros siete niños de un hinchable sin anclar en la feria de Mislata (Valencia). Sucedió el 4 de enero de 2022. Perdieron la vida en una tragedia que nunca debió producirse, según todas las investigaciones. Treinta meses después nada ha cambiado. Seguimos esperando las respuestas de por qué el ayuntamiento se desentendió de la supervisión de la feria; por qué se permitió montar en un lugar distinto al que recogen los planos; por qué no tenía licencia de actividad; o por qué le bastó a ese ayuntamiento un papel entregado por un feriante sin papeles, firmado por un ingeniero que ni siquiera estuvo en la feria para permitir la instalación.

Preguntas sin respuesta por parte de un alcalde al que usted debe conocer, recientemente nombrado vicesecretario general del PSOE valenciano. Su nombre es Carlos Fernández Bielsa y, aunque finalmente pueda sortear las leyes y condicionar a la prensa, nunca dejaremos de recordarle su miserable comportamiento en la peor tragedia vivida en su municipio. Esto no va de política sino de humanidad. A ese alcalde que recrimina constantemente a la ‘fachosfera’ que deja tirada a la gente, decirle que barra primero su casa antes de ver el polvo en la de los demás.

Porque el señor Bielsa ha dejado tiradas a dos familias rotas y, en lugar de ponerse de su parte, las acusa de dañar su propia imagen, al menos en nuestro caso. Esto no va de ‘fachas’ o de ‘rojos’, sino de personas. Las mismas personas a las que dicen poner en el centro los candidatos de cualquier partido político.

Señor presidente, entendemos su rabia y su impotencia ante una denuncia que puede afectar injustamente a la honorabilidad de su familia. Es parte de una política ruin que llevan tiempo practicando todos los partidos, más pendientes de acudir a la Fiscalía que de los problemas reales de los ciudadanos. Una política sucia que puede destruir profesional y personalmente a muchos responsables públicos. Entienda usted nuestra rabia e impotencia cuando lo que hemos perdido, de forma más que evitable, es a nuestra hija. Usted tiene detrás una masa de votantes y un partido en los que apoyarse, y puede recuperar el ánimo que ahora le falta. Nosotros, por mucho apoyo que recibamos, jamás recuperaremos a Vera.

El único alivio posible, y por eso le escribimos, es que la muerte de nuestra hija sirva para algo. Que paguen los responsables, tanto los feriantes como los ingenieros fantasma y los funcionarios que no hicieron su trabajo. Que se conozca el verdadero rostro de un alcalde cegado por sus mentiras y ambiciones, incapaz de empatizar con las víctimas y que antepone su proyección personal a la memoria de las niñas y el dolor de las familias. Y que se refuercen las normas para que los niños estén más seguros y nadie más pase por este infierno.

Ningún responsable público se ha preocupado por cómo estamos en todo este tiempo. Ahora es ya tarde para la empatía. No sería sincera, señor presidente. Estas tragedias pasan de tanto en tanto, pero por lo visto pueden repetirse en cualquier momento. Ahí es donde pedimos las respuestas.

Esta carta que firman los padres de Vera, una niña de 4 años a la que arrebataron la vida en una feria en la víspera de los Reyes Magos, podrían haberla firmado los padres y madres que han perdido hijos a causa del bullying; las familias de mujeres y niños que cada día engordan la lista negra de la violencia de género y la violencia vicaria; las víctimas de agresores sexuales y violaciones en grupo; los desahuciados de viviendas que en muchos casos se han pagado ya sobradamente al banco y solo quedan intereses, cuando no son ancianos que no tienen donde ir ni con qué pagar el alquiler; los agricultores que abandonan los campos hartos de que las grandes cadenas hagan negocio con su sacrificio y sus productos; las familias con sueldos congelados que cada vez sufren más los precios desorbitados de la cesta de la compra, etc.

Usted que ha mostrado su sensibilidad, presidente, sea sensible con los que sufren. Sea sensible con los problemas que hay en la calle, más allá de las cruzadas políticas de las que hablan los medios y que solo interesan a quienes se disputan el poder y sus privilegios. A la sociedad en general le importa poco que ustedes se vistan de rojo, azul, verde, naranja o morado. Por encima de sus discursos y estrategias estará siempre el interés general de eso que llamamos gente. Una ciudadanía que necesita que ustedes la miren a la cara en lugar de mirarse el ombligo.

Aproveche estos días de reflexión para pensar en los problemas que le hemos planteado. Si tiene respuestas y soluciones, no dude que debería seguir en su puesto. Si no las tiene, plantéese bien la decisión que toma. No se ofenda, por favor, no tenemos nada en su contra. Suerte a usted y a su mujer en su lucha, que debe