martes, mayo 21, 2024
Diario Alicante en Whatsapp

Lo Más Leído:

spot_img

Lo Último: en Noticias

La Rosa de Tokyo Sovietica

Cuando todo comenzaba a derrumbarse sobre las Wehrmacht en las adyacencias de la terminal ferroviaria de Volgogrado, para los primeros días en enero de 1943, los altavoces controlados por las tropas mongolianas stalinistas, emitían durante las 24 horas, una sensual voz femenina, muy similar a la que en el Pacifico, atormentaba a los radios de barcos y submarinos norteamericanos.
Con mensajes disuasivos sobre las enormes bajas sufridas por los Aliados y, la conveniencia que capitularan y se rindieran a las fuerzas del Imperio nipón.
Sin embargo, la rusa era mucho más estremecedora por cuanto a diferencia de la ineficaz guerra psicologica japonesa, la de Stalingrado, sólo se limitaba a difundir una cruel realidad.
El mensaje, lacónico cuan monocorde y fugaz como estremecedor rezaba: “un soldado alemán muere cada siete segundos“.
 
Y, esa indiscutible certeza, hacía de póstuma gota en la ya, destruida moral de los retazos en ese Sexto Ejército teutón, para entonces, diezmado por las cinco millones de bajas, sepultadas y congeladas por las nieves en las estepas rusas.
He traído esta lúgubre anécdota a Ustedes, toda vez que poco o nada de ella ha sido recogida por los historiadores de ese periodo y a la que tuve acceso, cuando me fue relatada cuando muy pequeño, por un tío materno, sobreviviente de esa tan indescriptible carnicería.
Pero, bastante más, para que los ignorantes, conozcan acerca de la implacabilidad de los mongoles que, desde el lado ruso, no han aparecido todavía en escena.
Ya que la gente, incluyendo a periodistas y analistas de este grotesco contexto ucranio, no advierten algo que tienen frente a sus ojos, pero se encuentran incapacitados de visualizar.
Putin, hasta ahora, solo ha movilizado la resaca de sus fuerzas, esto es, los mercenarios del grupo Wagner y ex convictos.
 
Sus ejércitos profesionales se encuentran en reserva, a diferencia de los ucranianos que dieron todo cuanto tenían disponible.
 
Y, lo que es peor, carecen de refuerzos y armamento de ultima generacion, salvo los defectuosos que reciben de sus mecenas.
 
Esta y ninguna otra es la realidad de esta bravata del hebreo Zelensky, quien a pesar de su inconsciencia, mantiene el status de consentido por esos idiotas de Bruselas y, en estricta sintonía con ello, es la causa por la que Moscú, ralentiza un bombardeo castigo sobre Kiev.
Porque, después de todo, en el Kremlin anhelan la reconquista de su ex República desistiendo de obuzcasionar la devastación de sus pobladores y arquitectura edilicia de algo que se proponen recuperar.
Y, no duden que así lo harán, pese a la intentona de una desvencijada NATO que, muy incapacitada se encuentra para intentar defenderse a sí misma.
Por todo ello, sería altamente saludable que todos quienes no se encuentran debidamente familiarizados con lo acontecido, sobre todo en el Frente del Este durante la Segunda Guerra Mundial, conozcan la existencia de…
LA ROSA DE TOKYO SOVIÉTICA.
Cordialmente Carlos Belgrano.
servicios de guest posting
Síguenos en nuestro canal de WhatsApp y conoce toda la actualidad al momento.
Carlos Belgrano
Carlos Belgrano
Colaborador de Diario Alicante en Artículos de información e Opinion.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Diario Alicante.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Lo Más Popular:

ÚLTIMA HORA

DiarioAlicante.es 】» Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia en nuestro sitio web    Más información
Privacidad
Suscribase AHORA, y No te Pierdas nada de Diario Alicante: OK No, Gracias.