Memoria histórica y democrática sería el genocidio sanchista juzgado

Memoria histórica y democrática sería el genocidio sanchista juzgado

La llamada Memoria Histórica, ahora Democrática,  como la Ley de Violencia de Género son chiringuitos, negocios redondos que se han sacado de la manga para saquear a la sociedad española lo que no estaba en los ERES, los cursos de formación, los fondos reptiles y tantas corrupciones socialistas que multiplican desde siempre con mucho-Oro de Moscú, Rumasa, Filesa y tantos etc. incluidos-, el latrocinio incesante de la casta con más caradura y amoralidad de nuestro solar patrio. Desde su fundación por Pablo Iglesias el PSOE verdadero, y no el embustero de los 100 años de honradez que nadie en sus cabales u honesto se cree,  fue el que aglutinó a los forajidos dispuestos a saltarse la ley y reventar la democracia, tal y como argumentaba el criminal e injustamente ensalzado Largo Caballero.

No es de extrañar pues, las afinidades con la reivindicación del terrorista  y con el secesionismo ahondadas las mismas avenencias en las raíces de la inmundicia ilegal, eso sí, disimuladas tras protestar contra la injusticia social. Sinvergüenzas.

Lo han sido siempre: oportunistas sin ley, marrulleros y pícaros cuando no asesinos psicópatas y bestias sin entrañas. Entrañas que no abrirá esa ley de tramposos que van de victimistas después de ser herederos de los causantes de la tragedia guerra civilista: esos que obligaron a defenderse a media España para no ser exterminada en la decretada imposición de una dictadura del proletariado de corte estalinista. Porque el PSOE de 1936 ya no se conformaba con que ondeara la tricolor republicana sino la roja soviética. Así fue como Manuel Azaña dijo preferir a Franco a presidir una república de asesinos. La Historia está escrita pese a que algunos malhechores la tergiversen o quieran borrarla a conveniencia.

Manuel Azaña, presidente de la II República: “Y si esas gentes van a descuartizar a España, prefiero a Franco. Con Franco ya nos entenderíamos nosotros, o nuestros hijos, o quien fuere, pero estos hombres son inaguantables. Acabarían por dar la razón a Franco”. Memoria de la buena que oculta la sinvergüenza que hablaba con alcaldes en bragas y expresó que el dinero público no es de nadie. La misma del desgobierno criminal que ha matado a mi padre y al de mi mujer y sigue viva, superviviente de la matanza de la pandemia usada para politizar el dolor, para desempeños rastreros. La misma. Maldita sea viva y muerta.

Quién mejor que el propio Manuel Azaña para definir lo que está sucediendo en este siglo XXI con el gobierno ilegítimo del oportunista Pedro Sánchez, calificando la política frentepopulista, que no republicana, no confundamos, de la siniestra: “política tabernaria, incompetente, de amigachos, de codicia y botín, sin ninguna idea alta”; en sus diarios, una y otra vez, trata a los políticos que le rodean de “obtusos”, “loquinarios”, “botarates”, “gente impresionable, ligera, sentimental y de poca chaveta“, insufrible por su “inepcia, injusticia, mezquindad o tontería”.

Que no engañe la patulea de aprovechados intemporales: está históricamente demostrado que España se defendió sin otro remedio y aplastó a las alimañas que la pretendían aniquilar. Incluso perdida la Guerra Civil por las cunetas se fueron exterminando en luchas intestinas como alimañas sin bocado que terminaron devorándose entre ellas mismas. Mi abuelo fue amnistiado y en 1945 incluso el abuelo de Pablo Iglesias estaba integrado en una sociedad reconciliada. Esa sectaria y arbitraria Memoria engaña por el oportunismo de los oscuros espíritus que la preconizan, pero cuando marchen a los abismos no habrá más oportunidad y pagarán los confiados y dañinos sinvergüenzas las cuentas de su hipocresía y vaciedad. Cuando mueran se oirán sus alaridos desde el infierno. En tanto siguen sembrando la bazofia de la manipulación para seguir hincando el colmillo de sus ilimitadas codicias.

Pero no será por chulería, o sí pues el carácter español se crece cuando pretenden intimidarlo, que en la calle se está notando firme reticencia a las medidas totalitarias de este gobierno usurpador, con una empatía objetiva hacia la obra de Franco ahora que se pretende hasta dinamitar la cruz del Valle de los Caídos. Incluso gentes de izquierda alaban la obra pública y social que conocieron de primera mano, siendo favorecidos por el Estado franquista. Hay muchos votantes que jamás habrían depositado un voto al PSOE que presentara un programa electoral demencial como son las medidas de este  gobierno al que se consideraba en bastardía con el secuestro de la soberanía popular.

Precisamente cuando parecía formar parte de la Historia, Franco se ha convertido en núcleo de la actualidad política gracias a la estrategia de sucio revanchismo practicado por los alborotadores de siempre. Y si hay aval del Tribunal Supremo para comulgar con la demagogia del populismo sanchista, se constata la enfermedad moral que afecta hasta a la Justicia. El tahúr Sánchez y sus cómplices como Otegui esperaban el momento después de que afines con toga practicaran todo tipo de demagogia jurídica, con el anuncio rastrero de la exhumación de un hombre muerto hace 44 años, con Ley de Amnistia y proceso de Transición. La mosquita muerta que dio un pucherazo en las primarias del PSOE y lo continuó en las Generales de España, se ha convertido en una mosca cojonera, genocida también,   impregnada de la porquería demagógica de cuyos ridículos personales dejó constancia en la ONU con ese ego enfermo que amenaza la razón institucional y de ser de una España que aborrece a un trepa de saunas gay, al doctor cum fraude por antonomasia que repugna hasta lo visceral, el muy tramposo de mierda.

Memoria democrática y reciente sería juzgar a los asesinos de nuestros padres y que dejaran descansar en paz a cuantos hace casi un siglo murieron para que una Transición los rindiera homenaje que estos hijos de Satanás han despedazado tan solo para sacar rédito político a río revuelto. No tienen perdón de Dios en vida, terror tendrán cuando, muertos los cuerpos, les toque pagar los males que han infligido a una sociedad que convivía en paz. Terrores de almas apestosas. Sus repugnantes y carroñeros tufos  ya los olisquea el Demonio.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Sergio Rico Ayala.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sergio Rico Ayala.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: DiarioAlicante.es: !Contenido Protegido!
DiarioAlicante.es 】» Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia en nuestro sitio web    Ver Más
Privacidad
Salir de la versión móvil