María Jesús Montero: la consejera de la corrupción andaluza amenaza a España

María Jesús Montero: la consejera de la corrupción andaluza amenaza a España

María Jesús Montero: la consejera de la corrupción andaluza amenaza a España

Si fueran así todas las amenazas a las que ofrecer resistencia, no sería tan alarmante como la disposición de un traidor Pedro Sánchez dispuesto a negociar la independencia de cada territorio español antes autónomo con tal de seguir volando en Falcon y alimentar su enfermo como ridículo ego . ¿Política? Solo hay codicia conjunta, sectaria, oportunista y sucia que el ventajista ha aprovechado para alcanzar sus ambiciones psicopáticas.

Salvo al exceso de parásitos de la política que viven del dinero público, a la ciudadanía le importa poco las miserias del poder, la exhumación del pasado y la remembranza guerracivilista, pero sí  pagar las facturas, la hipoteca, sacar adelante a la familia y asegurarse una jubilación que dé seguridad y tranquilidad para afrontar un futuro después de haber trabajado toda una vida.

No disponen del atajo de los ventajistas como los miserables hijoputas que se han drogado con dinero de los ERES gastado también en prostitutas, que viven del cuento político y maman de la teta de la corrupción y el favoritismo; no son embusteros ni codiciosos, manipuladores y estafadores, conformándose con entregar la vida al trabajo y producir un patrimonio que permita subsistir a las siguientes generaciones.

Y por ello trabajaron con sacrificio muchas descendencias como para que llegue un gobierno mediocre de totalitarios en el siglo XXI,  que busca explotar hasta la desintegración cada unidad familiar que lo ha dado todo por subsistir durante décadas… Pero no generalicemos. ¿Se siente identificado como heredero de propiedades ganadas legalmente por su familia? Pues mucho cuidado porque esta intención de robarle su patrimonio le afecta.

El Impuesto de Sucesiones era una aberración en la Andalucía corrupta de Susana Díaz,  y la causante de este latrocinio fue la ministra de Hacienda María Jesús Montero, recuperada por arte de birlibirloque y de traición ejercido por  Pedro Sánchez. Como aquí no dimite ningún sinvergüenza, amenaza tormenta y seguramente van a caer rayos y truenos sobre estos confiados dictadores de tres al cuarto, cuando se les vea merodear, perfectos ladrones de perpetua intención de latrocinio, las herencias de los españoles.

La gente está pasada de vueltas y ha aprendido la lección contemplando a la fauna institucional. La política no importa a la mayoría que no es paniaguada, es un mal necesario, pero a través de ella son los gobernantes los que rigen el sino de la gente de la calle, la más importante: otros en minoría pero arrimados al poder son los que aprovechan el voto cada cuatro años para pelear por la miseria ideológica y alejarse de las verdaderas preocupaciones de la gente honrada que paga los impuestos y observa con estupefacción la catadura moral de sus representantes.

Hasta ahora ha sido nefasto el ejemplo, pero al menos dejaban vivir quienes han despilfarrado las arcas públicas y siguen esperando lucrarse ahora arremetiendo con medidas impositivas propias de la aberración feudal. La gente, usted mismo y su familia, no se dejarán.

Con Pedro Sánchez atufa la inmundicia cada día que gobierna en funciones ajeno de la democracia. Las economías familiares son el nuevo objetivo de esta bastardía. Hacienda y Montero, es un mal tándem para proteger legítimamente el patrimonio legal del pueblo. Hasta ahora inédita a nivel nacional y de la que solo se conocían sus miserias en Andalucía, se ha convertido en una amenaza que en otros tiempos era neutralizada con asonadas violentas. Porque eso sucedía cuando se exprimía a la gente y se hartaba de abusos.

La verdad es que España debería  ser más de cerrado y sacristía que de charanga y pandereta, como glosaba Antonio Machado, porque se supone que los valores religiosos y morales son las barreras que impiden arremeter contra los causantes de semejantes expolios fiscales impagables. Hablamos de destrozar la vida de la gente con absoluta injusticia e indefensión; luego razones habría para odiar a los orquestadores de estas trampas si no fuera España tan lenta en los reflejos de la supervivencia.

El ciudadano de a pie aborrece la política pero depende de ella. La mayoría de esta numerosa casta de 500.000 rémoras está para trincar, pues otro gallo cantaría si arrimándose al poder estuviesen blindadas las prebendas y las oportunidades de enriquecimiento ilícito.

En mayor o menor medida los politicastros de los que somos víctimas buscan el beneficio colectivo o individual según la oportunidad que brinda tan deshonesta como lucrativa profesión en España.

Están tan identificados los responsables de esta crisis generalizada como en su día lo estuvieron dictadores a los que responsabilizaron en juicio sumario de las tragedias civiles… y no fueron tan perjudiciales como los que ahora se disponen a dinamitar con ineptitud y chulesca intolerancia lo construido durante mucho tiempo. La gente aguanta lo que le echen hasta que supura la rabia y se revuelve contra sus confiados dirigentes.

Después de regalar la Sanidad y otorgar derechos a quienes no han hecho nada por ganarlos en comparación con los esforzados trabajadores del país, ahora van a por las propiedades que son legados patrimoniales: la suma de los esfuerzos adquiridos después de pagarlos con sangre, sudor y lágrimas también por la marcha del ser querido.

No basta con pagar una batería de impuestos, sino que también se cobran por la totalidad una propiedad adquirida. Lo que la gente gana sudando, el Estado lo arrebata mediante robo legal.

Una oportunidad para que el buitre de la política decrete una aberración impositiva que obliga a las víctimas a deshacerse de las herencias por no poder pagar los imposibles importes de Sucesiones y Donaciones. Una trampa de estafa legalizada desde un Gobierno que hace y deshace radicalmente, sin que haya suficiente legitimidad democrática para semejantes decisiones chulescas y destructoras del bienestar adquirido por el sufrido contribuyente.

Aquí llevamos una trayectoria de indefensión ante los políticos que enerva casi imperceptiblemente los ánimos, hasta ahora silenciados pero bullendo una indignación creciente. La llegada irregular al poder de un Gobierno empeñado en dirigir el crucial destino de los próximos años acompañado del nefasto bolivarismo comunistoide, con subida de impuestos y destrucción del equilibrio económico de millones de familias, pudiera ser la gota que colmara el vaso aunque aquí parezca que no ha pasado nada.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, expresa culpable de la ruina de decenas de miles de familias con un Impuesto de Sucesiones y Donaciones  abusivo y rayano en el crimen político-social-inmersa en la vorágine de corrupción cuando fue consejera de la Junta de Andalucía recientemente condenada-según muchos afectados, arriesga la estabilidad social en demasía cuando pretende armonizar para toda España una estafa que augura una guerra abierta contra el intento de saqueo patrimonial.

Si a ello se suman los afectados por el incremento de impuestos para los autónomos, usuarios del diesel etc., confluirán las protestas hasta convertirse en una marea que se estrellará  estrepitosamente contra los muros monclovitas donde se esconderá Pedro Sánchez. Al tiempo.

Ignacio Fernández Candela

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: DiarioAlicante.es: !Contenido Protegido!