Llevan a Alicante a los tribunales para que el casco antiguo sea también zona saturada

Llevan a Alicante a los tribunales para que el casco antiguo sea también zona saturada

Llevan a Alicante a los tribunales para que el casco antiguo sea también zona saturada

Un vecino recurre la modificación del Plan del Casco Antiguo y exige que se declare esta figura en las calles más afectadas. Los juzgados ya han obligado al Ayuntamiento a aplicarla en el centro.

Un residente del casco histórico de Alicante ha exigido en los tribunales la aplicación de la Zona Acústicamente Saturada (ZAS) en el entorno de ocio conocido como El Barrio, actualmente uno de los puntos de la ciudad donde existe más concentración de pubs y locales de copas. En concreto, y según la demanda a la que ha tenido acceso EL MUNDO, este particular se posiciona en contra de determinados puntos de la modificación del PlanEspecial del Casco Antiguo (PECA), el que regula la instalación de nuevos establecimientos en este espacio de la ciudad.

Así, y además de rechazar la implantación de nuevas figuras de ocio, también exige, con carácter general, que se inste al consistorio «a proponer la declaración de una Zona Acústicamente Saturada en la zona más afectada por el ruido en el Casco Antiguo, señalada en el artículo 48 de la modificación puntual Número 4 del PECA como Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE), y se inicien los trámites establecidos en la Ley 7/2002, de 3 de diciembre, de la Generalitat, de Protección contra la Contaminación Acústica, con vista a la declaración de ZAS y sus consiguientes efectos establecidos en dicha Ley».

Es decir, que pide al consistorio que declare una ZAS, figura regulada por el Gobierno valenciano, en la zona que el plan específico del Casco Antiguo delimita como «de especial protección acústica», y que tiene carácter municipal. Principalmente porque la primera es más restrictiva en cuanto al ruido y al ocio que la segunda.

La aplicación de una ZAS debería de ser automática en cuanto existe una saturación excesiva de locales que provoquen un ruido superior a los niveles máximos permitidos legalmente. De hecho, esta demanda trasciende apenas una semana después de que la magistrada del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 4 de Alicante haya fallado a favor de los vecinos del centro tradicional en un caso de vulneración de los derechos fundamentales, al considerar que la Administración local no ha actuado para mantener los niveles de ruido controlados.

Un perito designado por la juez llegó a indicar que la zona superaba con creces los niveles de contaminación acústica máximos para poder declarar la ZAS, una situación que se producía principalmente durante las noches.

ORDEN Y RECOGIDA DE FIRMAS

Ante esto la juez ha ordenado al consistorio que aplique la ZAS en Castaños y en otras diez calles del entorno, lo que afectará a unos 84 locales de ocio. La asociación que representa a los pubs de la zona, Alroa, ha lanzado una campaña en change.org para que no se ejecute la sentencia, y ya lleva recabadas más de 2.000 firmas.

De momento el alcalde, Luis Barcala (PP), ha indicado que la ZAS se está empezando a tramitrar, y aseguró que es posible encontrar un punto de convivencia entre vecinos y locales, algo que durante los últimos años ha sido imposible. «Tan malo es el desmadre como cerrar toda la hostelería», explicó en unas declaraciones realizadas el lunes a los medios.

La diferencia entre el procedimiento judicial de la calle Castaños y el de El Barrio es que, mientras los vecinos del centro han ejecutado la reclamación a través de una asociación y con la vía de la vulneración de los derechos fundamentales, el particular de El Barrio lo articula con una demanda en contra la modificación de la PECA, como colofón a una serie de elementos que exige modificar.

De hecho, en el texto también se pide eliminar «las tres nuevas actividades que han sido incorporadas sin razón, sin argumentos lógicos, ni necesidad ciudadana» para esta zona: «Las actividades recreativas y de azar, los establecimientos de exhibiciones especiales (actividad en la que además no se aclara cuáles son las actuaciones en directo que se permiten) y salón-lounge».

«Su implantación en el casco antiguo no estaban autorizadas en el anterior PECA, y, de mantenerse su autorización contribuirán al aumento de la contaminación acústica y actitudes incívicas en la zona», continúa.

Asimismo, la demanda solicita que se elimine la posibilidad de que un restaurante tenga «ambientación musical» y lo sustituya por «amenización musical», ya que «es lo que contempla la Ley».

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: DiarioAlicante.es: !Contenido Protegido!