Las sobras de Irene Montero

Las sobras de Irene Montero

Las sobras de Irene Montero

No se explica que se consienta, siquiera desde el miserable nepotismo blindado de tanto malparido suelto que usó la reivindicación de las necesidades sociales para encaramarse en la cumbre de los trepas más repugnantes habidos en la Historia de España, sin disimulo, ni vergüenza, que a la sazón cajera de Galapagar-ahora irrisoria marquesa bolivariana-siga en el inservible ministerio de “Igual da”, hecho a medida de la inepcia de sus condiciones personales deficitarias, de su cerebro menguante y de los méritos poco honrosos adquiridos en circunstancias harto sospechosas. Sospechosas de indecencia, disfrutando las mieles de la financiación de narcodictaduras, cómplice de la ocultación de los trapos sucios acaso tan escondidos como las razones verdaderas de su fulgurante carrera en la política prostituida de populismo y manipulaciones secretas… Que se lo digan a la anterior manceba del harén.

Con ese entusiasmo de la prepotencia que brinda ser la hembra fecundada de la lid política, la mantenida de la secta comandada por un macho alfa, la feminista de cuchufleta, revolucionada que no revolucionaria, en la entrevista del Diez Minutos-realizada por una burda sinvergüenza, arrimada allá donde le echen su pedazo de hueso para ser mantenida como un cancerbero, por toda una vida-, es un insulto a nuestros padres asesinados, a la tragedia provocada con el fin de politizar el dolor; a la justicia universal que hubiese sido ver a esta corrupta del 8-M muerta, engrosando la lista del genocidio, en su caso merecida extinción que los ciudadanos hubiésemos celebrado como compensación a tanto dolor infinitamente infligido. Por mi Padre, por el de mi mujer también, habría brindado con hiel, si fuese necesario, por la justicia merecida de quien causó-puta demagogia de oportunismo miserable-la masacre que asesinó a tantos seres queridos sin poder velarlos ni enterrarlos.

Su vida política-de la personal ya dará cuenta la recogida de sus siembras-es del todo innecesaria, ridícula, ofensiva, apoltronando el culo en un ministerio superfluo, delirante, miserable como escaparate de la trapacería que significa este desgobierno de criminales dispuesto a arremeter contra la ciudadanía, ahora  experimentando con los niños y los jóvenes, las mismas cobayas que antes fueron la generación de nuestros padres, aniquilada sin punición por esta caterva de inservibles criminales que continúan como desgobernando como garrapatas, obviando sus responsabilidades homicidas, estafadores de Satanás, como si la brutal pesadilla que promovieron no hubiese sucedido. Pero la memoria de mi padre muerto, sin poder velarlo y enterrado en soledad, sí es recuerdo sin compasión a diario. ¿Mi Padre muerto? Muerte a Satanás.

La Montero se conforma de roña nepotista que, junto a la del PSOE sanchista-las maletas de Deldygate eran razones de peso para aliarse semejantes alimañas-multiplica los efectos de la guarrería demagógica con que el populismo izquierdista ha pretendido tomar las riendas de una España inconsciente; la que aún no parece escarmentada por el genocidio perpetrado y el que se puede provocar todavía.

Del podemismo hipócrita y presuntamente criminal, todo se demostrará,  que una demostrable pareja de aprovechados lidera con una jeta de bajo fondo social nunca vista en política, se podía esperar todo y malo. La siembra de obras  dejaba en evidencia la vaciedad del discurso, salvo a los necios que todavía los apoyan. A estos patrañeros también homicidas, los que mataron a nuestros seres queridos, que se han erigido en maestros del embuste demoníaco, increíble, aún se les brinda cuerda para seguir engañando con el discurso estafador de la injusticia social que ellos mismo representan. Sus votantes son un desarreglo malicioso de sectarismo fanático. Ni una orden de busca y captura del cheposo genocida de toda una generación abriría los ojos de tan incondicionales pringados de este averno terreno que tan bien representan los bolivarianos.

No hay límite para el ridículo a diario. Las peroratas de la cajera parecen inspiradas por una nueva droga que bien podría denominarse imbecilidad en estado puro. El resentimiento irracional de esta charlatana conlleva la absurdez de quienes esgrimen su voto como ariete contra sí mismos. La estulticia es así de ciega y rencorosa.  En tanto sigan votándoles los fanáticos de turno, a los que lo mismo les da ser usados como borregos para enriquecer a sus demagogos líderes, así comulguen con postulados proterroristas o defiendan el genocidio español y antes venezolano, se puede parasitar con esa ostentación farsante que sigue alimentando con falaz monserga la lucha de clases viviendo como potentados burgueses. Solo la compra de votos, la voluntad subsidiada es lo que les queda para intentar librarse de la quema que merecen.

Cada vez son menos quienes soportan la vida de los marqueses de Galapagar que tienen ante sí un horizonte judicial tan escabroso como los numerosos delitos que se imputan. Aunque, personalmente, yo preferiría apostar por la justicia internacional que los tiene bien calados y por un golpe del destino que aniquile al protector de los pandemitas, paradójicamente en un accidente de Falcon o Superpuma. Indistintamente preferibles.

El concepto de la democracia-antes de que abogados denunciaran sus inmundicias internas, incluida la manipulación en primarias-se vertebraba en Podemos con la demagogia recalcitrante, incuestionable y rastrera, además del juego sucio chavista, al estilo español, adoptado por el no menos marrullero Pedro Sánchez, traspasando en política las líneas rojas de la moralidad, dignidad, y queda por ver si legalidad con este modo sucio de hacer política instaurado por Rodríguez Zapatero a raíz de la convulsión del 11-M y el posterior aprovechamiento de la matanza.

Porque esta marrullería sucia que practica con impunidad Irene Montero de alentar a las hordas contra las víctimas de tantas artimañas rastreras, ya fue instaurada por el nefasto expresidente y seguida inescrupulosamente por el ocupa monclovita que buscó legitimar a la peor carretada de politicastros vendidos, prostituidos al mejor postor, con tal de mantenerse en esta poltrona de estrafalarios tramposos en que han convertido el Gobierno de España.

Su nepotismo de mierda apesta a él mismo, antihigiénico amoral que contagia tufo por donde va manchando la presidencia. El mismo tufo que expele el ministerio de “Igual da”, a mayor gloria de la cajera, ¿la hija orgullosa de un mozo de carga? Ese nació en tiempos de oportunidades. Mérito menor en tiempos de democracia plena y con oportunidades comparado con tantos asesinados, entre ellos mi padre y mi suegro que sí aprovecharon sus vidas más dificultosas, uno como oficial del Ejército con cargos de gran importancia estatal y el otro como artista que generó su loada y merecida fama

El doctor cum fraude, el trepa de saunas gay, a pesar de su nauseabunda imagen narcisista, carece de higiene como de dignidad. Jamás se han visto gorrinos limpios cuando hocican en el estiércol, arrastrados en su disfrute colectivo; de alguien así, tan particularmente sucio, era previsible que mantuviese o incrementara los efluvios inherentes a la condición personal, invitando al resto de la piara a comer las mismas bellotas a costa de la salud y el futuro de los españoles.

Bellotas sobran, con los recursos del Estado repartidos guarramente, tantas como ministerios. Puercos también… de esos a los que les llega su San Martín.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Sergio Rico Ayala.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sergio Rico Ayala.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: DiarioAlicante.es: !Contenido Protegido!
DiarioAlicante.es 】» Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia en nuestro sitio web    Ver Más
Privacidad