Diario Información Online de Noticias desde Alicante

LA OTRA GUERRA

Tarot Barato
LA OTRA GUERRA

LA OTRA GUERRA

0
(0)

Nací en los 50, como muchos de los que ahora me estáis leyendo o como muchos de los padres que ahora también me leéis. Podemos decir que la primera crisis que me tocó vivir de forma indirecta, fue la del carbón, allá por los 60. Luego llegarían otras muchas más, la del petróleo en el 73, la de Bretton Woods en el 79, la del 92/93, una crisis corta y finalmente, la gran crisis, la del 2007 y que aún colea por aquí.

Vivimos el terrorismo de ETA, de los GRAPO, del FRAP y lloramos muchas muertes y también celebramos muchas victorias, hasta que llegó la definitiva. No se puede decir que seamos una generación que haya vivido entre algodones, de todo habrá habido, pero lo que si está claro es que nunca nos habíamos enfrentado a nada como esto. Una crisis sanitaria que se convertirá en económica y que si le da por durar sobre unos 4 meses, tal vez nos deje una crisis que durará sobre un año, según me comenta una fuente muy autorizada, pero que de durar más, nos sumergirá en otra crisis tan dura como la del 2007, habida cuenta de que tal como he dicho, ésta aun coleaba.

El ya tristemente famoso coronavirus con nombre y apellido, COVID 19, nos da cada día mas miedo y es que su progresión geométrica sigue creciendo diariamente y ampliando esa lista de infectados y lo que es peor, de fallecidos. Arrasa con nuestro sistema sanitario, merma las existencias en los supermercados, nos obliga a un encarcelamiento domiciliario, rompe, en resumen, con nuestra forma de vida. Nada de terrazas, nada de comidas con amigos, nada de fiestas seculares y llenas de tradición, nada de lo que nos hace ser lo que somos, en pocas palabras.

Familias preocupadas por los familiares ingresados, por sus ancianos en residencias o solos en sus casas, por los que están trabajando en áreas de gran riesgo, por los trabajos que de momento han perdido, o por si llegará el dinero para comida hasta que termine todo esto. Demasiadas preocupaciones para quienes, por ejemplo, asistían alegres y felices a las mascletás o quienes ya planeaban la Semana Santa. El virus, ha trocado todos esos planes, toda esa alegría, toda esa vida “normal” por preocupación, la preocupación del que no quiere morir, del que no quiere que los suyos enfermen o mueran, la preocupación del que quiere seguir sacando adelante a su familia.

Y nosotros, los preocupados, los afectados, buscamos, que no necesitamos, al culpable y miramos ahora hacia momentos de un pasado muy reciente, a quien por televisión y sin ningún tipo de vergüenza torera, siguiendo la voz de su amo, afirmando el 13 de febrero que en España “no existía riesgo de infectarse” y que el día 7, sin querer contestar la pregunta directa de si aconsejaba o no asistir a la manifestación y al cambiar el tercio el periodista y preguntarle ¿qué haría si su hijo le preguntara si debe asistir o no a la manifestación?, sin ningún empacho de vergüenza, contesto que “le diría que hiciera lo que quisiera”.

Miramos hacia un gobierno que permitió dichas manifestaciones y que, casualidad, hicieron que en Madrid se pasaran de 772 casos del 7 a los 1900 del día 9, eso sin contar con que con dichos 772casos ya, no sé en que pensaban para autorizar las manifestaciones (aunque creo que lo sé). Siendo que el primer infectado lo tuvimos el 31 de enero, el segundo el 9 de febrero, 3 más el 13, 4 el 24, 8 el 25, 14 el 26 y así hasta hoy en día y que la UE, seis días antes del 8M, desaconsejó permitir multitudes, pero de nada sirvió y así nuestras feministas ministras, junto con nuestra “presidenta” del gobierno, encabezaron sus respectivas manifestaciones.

Miramos hacia un vicepresidente tercero, que forzó la celebración de esas manifestaciones y que días después, se saltó la cuarentena no una, sino dos veces, mientras nosotros permanecemos confinados en casa y que además, no tiene ningún problema en seguir haciendo proclamas políticas de diversa índole mientras estamos en plena crisis sanitaria.

Y miramos hacia quien tiene el poder en estos momentos, un Presidente del Gobierno, que fue incapaz de adoptar las medidas necesarias, que escuda su fracaso en ello tras las pretendidas “voces y opiniones de los científicos”, que en una primera aparición en TV, fue incapaz de adelantar ni una sola medida, soltando aquello de que haremos “lo que haga falta, como haga falta y donde haga falta”, pero sin mencionar nada de lo que había o iba a hacer, mientras anuncia que va a declarar un estado de alerta, 24 horas antes de hacerlo, para dar tiempo a que muchos se fueran de donde estaban, propiciando con ello una extensión y transporte del virus y para desembocar con el consejo de ministros del sábado, en que por la batalla interna con sus socios, se necesitaron 11 horas para anunciar las primeras medidas.

No es tiempo ahora de hacer nada que no sea el formar una piña, cada uno en su lugar y con su cometido, para salir de esta cuanto antes, pero si será tiempo una vez lo hayamos superado, de pasar la factura y exigir cuentas, se ha jugado con nuestra salud y eso debe pagarse.

Mientras, nosotros, los de los 50, los que tuvimos abuelos que nos hablaban de la guerra que había pasado, ya tenemos otra guerra que contar a nuestros nietos, aunque les digamos que en esta no se veía a los enemigos y se disparaba desde el corazón.

© Fernando García, 20.03.2020

¿De cuánta utilidad te ha parecido esta Noticia?

¡Haz clic en uno de los TROFEOS de Abajo para Valorar Esta Noticia!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar esta Noticia

Ya que has encontrado útil este contenido...

Síguenos en nuestras Redes Sociales: Diario Alicante

error: DiarioAlicante.es: !Contenido Protegido!
DiarioAlicante.es 】» Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia en nuestro sitio web   
Privacidad