La indiscreta nuez del begoño

La indiscreta nuez del begoño

La indiscreta nuez del begoño

8 de Marzo de 2020,  jornada del feminismo: allí estaba otra vez esa singular y no menos estrafalaria primera dama, Begoña Gómez, indiscreta, desgañitada con el lema “Madrid será la tumba del fascismo”. Al siguiente día me pareció ver una reencarnación de Quevedo cuando un contertulio de bar pronunció con solemnidad barroca, y quizá no menos atravesada, la frase que resumía una sostenida duda pública acerca del verdadero sexo de la mujer de Pedro Sánchez: “la nuez del begoño”. Si es verdad el aforismo popular que reza cuando el río suena, agua lleva, el caudal de la habladuría se ha intensificado cada vez más por las redes sociales con muestras probatorias que parecen colegir una identidad distinta que la aparentada por la enchufada del OXFAM.

El tamaño de las manos, la fisonomía en general, la altura, la mandíbula hombruna, los pómulos destacados, la distancia de los codos respecto de la cadera; enfoque de fotos verdaderamente asombrosas que muestran un perfil masculino constatable, el cuestionamiento abierto sobre la conveniencia de que se oculte que pudiera no ser una mujer o el análisis de sus declaraciones cuando en ocasiones habla sobre sí misma como si fuera hombre, son evidencias cuestionables hasta que se observa la nuez que sobresale de su cuello, según el quevediano observador. De ahí que rematara la disertación con el tajante sarcasmo que puntualizaba la prominencia: “la nuez del begoño”. Toma ya ingenio.

Así pretendieran acabar con la identidad española tantos parásitos de la disgregación que pretenden beneficios tabernarios, permanecería un patrimonio mordaz y satírico que por tiempos inmemoriales subyace en la idiosincrasia de los ciudadanos generación tras generación. Desde el Siglo de Oro y el “era un hombre a una nariz pegado”, al siglo XXI y “la nuez del begoño” han transcurrido unos cientos de años; lo uno a cuenta de Quevedo despachando la nariz de Góngora, lo otro a cuenta de la calle a propósito de las dudas sobre si la consorte monclovita de Pedro Sánchez es una mujer.

Al principio se trataba el tema de soslayo en las redes sociales, pero con el tiempo se ha intensificado la investigación sobre si Begoña Gómez es una mujer masculinizada o es un hombre feminizado. Ofrecen todo tipo de hipótesis, se preguntan abiertamente sobre la conveniencia de ocultar la naturaleza sexual del matrimonio, la duda sobre si hay algo legítimo en Sánchez llega incluso a cuestionar su propio matrimonio. ¿Acaso es mala leche del pueblo que no lo soporta y que le busca las vueltas, o es que el mentiroso compulsivo es demasiado evidente en todos sus embustes y artificios morales como para tomarlo en serio? Ningún presidente de gobierno ha acumulado tantos improperios públicos que en realidad se han tomado como calificaciones realistas de su impresentable actitud personal. Ninguno. No se recuerda tan taimada caradura en un arribista que sin disimulo se ha saltado a la torera la dignidad política. Entonces, ¿cabe preguntarse si los ataques contra la familia tradicional están originados por el propio carácter matrimonial representativo de esas uniones alternativas que él mismo protagoniza? ¿Es realmente una familia, tradicionalmente hablando, lo que se nos muestra como convivencia normalizada en La Moncloa ocupada?

A mí esos dimes y diretes me importan un rábano, siempre y cuando se respete con elementalidad el devenir social al que los ciudadanos tienen derecho implícito en defensa de los intereses generales. Otra cuestión es si de manera subrepticia se está atentando contra la convivencia, disfrazando de derechos lo que es un atropello sectario contra nuestros modos legítimos de convivencia familiar y social. Para tomar el pulso de esas indignaciones y sospechas no hay nada mejor que escuchar la voz de la calle.

Si la llamada Begoña Gómez fuera discreta y capaz de concitar cierta simpatía pública, muy seguramente no se habría polemizado sobre sus comportamientos de puro arribismo y el exceso de codicia y ego que tan a juego muestra con el marido, y tampoco se estaría preguntando un gran número de españoles sobre su naturaleza personal. Pero ahí está la cuestionada, botando como una posesa en día de la mujer un 8 de marzo, que fue usado arbitrariamente para atacar al contendiente político, montando con ventajismo vergonzoso el número frentepopulista, no pasando inadvertida con prudente decoro después de haber mostrado las vergüenzas del oportunismo con vuelos en Falcon incluidos. La partenaire del doctor cum fraude, la diva del protagonismo presidencial a costa del secuestro gubernamental de  España, la hija del empresario de saunas para putos, la ostentosa y poco discreta socialista de puño en alto, viviendo como una nueva millonaria a costa del erario público, puede que sea “otro”. Sea o no cierto ya es sintomático que se dude hasta de lo más básico en esta pareja de ignorantes que no solo desconocen el protocolo institucional, sino también el modo evitar el ridículo allá donde van en representación de España.

En verdad me importa poco si hay o no hay nuez masculina. Cada uno puede ser lo que quiera y es del todo respetable. Tampoco me hubiese importado que el mismo Pedro Sánchez fuera un digno travestido pero honorable y honrado político merecedor de esta España que, al contrario, todavía lo aguanta sabiéndose que por especulaciones tabernarias es capaz de poner en riesgo a los ciudadanos mintiendo sobre el coronavirus y lo que tercie. Pase lo que pase siempre estará a su lado el incondicional ser que secunda todas sus falacias, a saber si el macho alfa virtual de una relación harto extraña.

Ignacio Fernández Candela

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Sergio Rico Ayala.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sergio Rico Ayala.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: DiarioAlicante.es: !Contenido Protegido!
DiarioAlicante.es 】» Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia en nuestro sitio web    Ver Más
Privacidad