La actriz María Isabel Díaz, actriz de Vis a Vis, continúa la gira nacional de “La vuelta de Nora” en Elche

La actriz María Isabel Díaz, actriz de Vis a Vis, continúa la gira nacional de "La vuelta de Nora" en Elche

Pocos conocen la gran carrera de María Isabel Díaz, una actriz cubana conocida por el gran público por dar vida a Sole en la exitosa serie de televisión Vis a Vis.

Títulos como Cosas que dejé en La Habana, de Manuel Gutiérrez Aragón, Che, el argentino de Steven Soderbergh, La llamada de Javier Ambrosi y Javier Calvo, Piedras de
Ramón Salazar, o Pudor de Tristán Ulloa, son sólo algunas de las más de 20 películas en las que ha trabajado María. El Continental, Aida, El comisario, Periodistas,
Compañeros, Hospital central o Carvalho, son algunos de los títulos televisivos donde hemos podido saborear su savoir fair como actriz. En la actualidad esta actriz
denominada para muchos la primera chica cubana de Almodóvar por su papel en Volver, tiene en su haber un premio Ondas por la serie Vis a Vis y una nominación
como mejor actriz secundaria a los premios de la Unión de actores de España.

Hablar de María Isabel Díaz, es hablar de una actriz que va consangrando su carrera actoral
paso a paso, discretamente, con arrojo y decisión. En plena emisión de la cuarta temporada de Vis a Vis, María disfruta de las mieles de un recién inaugurado 2019. Con
una gira nacional de teatro con La vuelta de Nora, con Andrés Lima como maestro de ceremonias, obra que llegará a Madrid el 24 de abril hasta el 23 de junio en el Teatro
Bellas Artes, www.lavueltadenora.com, María retoma los escenarios 10 años después de su última puesta en escena. Y por si fuera poco, este año podremos disfrutar de
nuevo de su interpretación en la gran pantalla con El extraordinario viaje de Celeste García, en la que dará vida a su protagonista.

En esta entrevista podrás conocer más en profundidad, sus proyectos y de dónde viene esta cubana hija adoptiva de Madrid que entrega su corazón en cada proyecto.
La Wikipedia la denomina como la primera «Chica Almodóvar» cubana por su interpretación en la película “Volver”. Con un título nobiliario como éste le habrá
sido fácil moverse entre la profesión… ¿Qué recuerda de esa época?
Cuando fui llamada por Luis San Narciso para hacer un casting en Globo Media no podía ni imaginar que se haría realidad uno de los sueños más importantes de mi vida.
Fui a la productora pensando que la prueba sería para una serie, así que cuando Luis me dijo que era para una película de Almodóvar sentí el impulso de salir corriendo.

Durante el rodaje viví muchas emociones mezcladas. Fue una tremenda experiencia. Trabajar con Pedro Almodóvar supuso un reto muy alto, lo cual me generó un poco
de miedo. Pero Pedro es un extraordinario director, un conocedor de la verdad y del ser humano. Generoso y muy protector con sus actrices. Certero y directo. Hablar de
él sólo con palabras se me hace difícil, no las encuentro.

22 años en España, ¿qué le hizo tomar la iniciativa de anclarse por tierras íberas?
Principalmente me movió la inquietud por probar suerte en un país que sentía muy cercano culturalmente y donde habían directores y actores que admiraba desde
siempre. Esto combinado con que Cuba estaba atravesando una crisis económica brutal conocida como ¨Período Especial¨ me hizo pedir ayuda a un gran amigo, actor
catalán, Arnau Vilardebó, al que le debo estar hoy en España.

“Cuando salí de Cuba, dejé mi vida, dejé mi amor… Dejé enterrado en mi corazón”…. ¿Qué hay de cierto en esta canción de Guillermo Portabales?
Esta pregunta me hace sonreír porque no es fácil aclararme con este tema. Llegar a España con ninguna peseta en el bolsillo fue arriesgado y peor que eso fue seguir en
el país con las mismas condiciones. Estaba con los pies en Barcelona, que fue donde primero viví, y la cabeza y el corazón en mi Habana.

Todavía no sé cómo, ni por qué no regresé a Cuba. Allí había necesidades pero yo tenía un recorrido profesional que me aseguraba seguir haciendo mi trabajo como actriz, sin embargo y a pesar de todo seguí insistiendo. Soñar me trajo a este país y soñar me mantuvo.
Descubrí una tremenda capacidad en mí de lucha y paciencia, de fortaleza y valor. Nunca me planteé
abandonar Cuba sin retorno, eso lo he tenido siempre muy claro… ¡No podría! Cuba es mi cama y mi
Palma, mi acera levantada por las raíces de los ficus, allí están mis muertos y mis vivos, parte de mi
memoria emotiva. Pero lo que he vivido y vivo aquí lo hago sin dolor y mi corazón va conmigo donde
vaya, no está enterrado en ningún sitio y mis amores son La Habana y Madrid y el valle del Jerte y el Pico
Turquino, como lo es también un aguacero tropical y el frío invierno madrileño.
Lo suyo viene de largo, hablo de la interpretación, más de una veintena de películas, más cercana
a la treintena. Pero pese al éxito cosechado tras Vis a Vis, el público apenas la conoce bien. Háblenos
de su trayectoria como actriz.
No puedo olvidar esa joya del cine cubano que fue Una novia para David estrenada en 1985. Caminar
hoy por las calles de mi Habana y seguir siendo Ofelia es un verdadero lujo, es un orgullo y un honor
que debo a Orlando Rojas, director-casi padre que me guió, no sólo como actriz durante el rodaje, sino
también llevándome de la mano en mi formación integral como artista. La hora de las Brujas fue otro
proyecto por el que siento mucho amor. Un programa habitual infantil que hice desde 1991 a 1994. Fue
un proyecto revolucionario y transgresor que trataba a los niños con el respeto que a veces sólo se cree
que se le debe a los adultos. Tuve también una excelente experiencia con Las mujeres de verdad
tienen curvas, obra de teatro producida por Ados Teatroa y dirigida con gran inteligencia y gran nivel por
Garbi Lozada y con la que estuve girando por toda España durante casi cuatro años. Comedia realista
y deliciosa en la que siempre se colgaba el cartel de no hay localidades. Y mis pequeñas apariciones
en distintas series de televisión me fueron abriendo las puertas a otros personajes que siempre llevaré
conmigo.
Estuvo en el Club de la comedia en 2002 y 2015. ¿Eso quiere decir que es más de hacer reír que
de llorar?
Creo que me muevo bien en los dos géneros. También he hecho una comedia musical para el Teatro Nacional
de Cuba cuando aún estudiaba actuación en el Instituto Superior de Arte de Cuba en el año 1984.
Títulos como La llamada, Cosas que dejé en la Habana, El Continental, El Argentino, dirigida por
Steven Soderbergh, son títulos muy pesados en su currículum. ¿Cómo ve estos años atrás, ya
en perspectiva?
Estos años he ido lentamente, sin mucho ruido, pero creciendo significativamente como actriz. Cada
proyecto ha sido para mí una escuela y una toma de contacto con grandes directores y compañeros
actores de los que siempre aprendo algo.
Vis a Vis ha coronado la fama de tantos años de trabajo. ¿Cómo vive este momento? En pocas
palabras ¿cómo definiría estas cuatro temporadas? ¿Qué le debe a Sole, además de ese premio
ONDAS y qué le debe Sole a usted?
Vis A Vis, ha sido, es y será un punto especial en mi carrera y mi vida. Primeramente me ha hecho crecer
y madurar como actriz. Mantener tanto tiempo un personaje en tu carrera da la oportunidad de ir caminando
a su lado y crecer los dos juntos. Sole es un personaje lleno de matices, de luces y sombras y en
estas cuatro temporadas he recibido el regalo de poder transitar con ella por mucho de sus recovecos
emocionales y vivenciales. La internacionalidad de la serie es algo también muy importante, trasciende
las barreras geográficas y tiene miles de seguidores por el mundo. Estar en una serie como Vis a Vis me
ha dejado un premio Ondas junto a todas mis compañeras y una nominación a los premios de la Unión de
actores y actrices, y también algo maravilloso que es el reconocimiento del público a tu trabajo, su cariño
y su respeto. Sole me debe a mí algo menos de lo que le debo yo a ella. Mi instinto maternal y protector
es lo que he compartido con ella. Y mis años, mi sensibilidad, mis canas y mi menopausia.
Ahora embarcada en una nueva aventura con Andrés Lima como director en “La vuelta de Nora”.
Cuéntenos cómo está siendo esta aventura. Háblenos largo de su personaje.
Hacía más de 10 años que no hacía teatro y que te toque un montaje con Andrés Lima es mucho más
de lo que podía imaginar. Gracias a Roberto Enríquez que fue el que me propuso para este proyecto
estoy ahora gozando con un texto y una puesta de gran calado social y artístico. Esta secuela de Casa
de Muñecas de Henry Ibsen, escrita en el 2017 por el estadounidense Lucas Hnath plantea el derecho

inalienable de la mujer a ser independiente, libre y con los mismos derechos que los hombres, aún cuando haya
abandonado el hogar, los hijos y el rol que se cree, aún hoy, que debe jugar la mujer en la sociedad.
Es muy clara la reivindicación del texto a la mujer, pero también pone en perspectiva las distintas posiciones
del resto de personajes. Así es como Anne Marie, la niñera de Nora en el pasado y la que asumió la crianza
de los hijos y el cuidado de Torval durante los quince años que transcurrieron desde que, una vez, ella dio el
portazo más sonoro de la historia dramática del teatro mundial. Con postura contraria y con no menos razón
Anne Marie, el personaje que interpreto en la obra, se enfrenta oscilando entre el amor y el reclamo a su casi
hija Nora Helmer. Lujo de puesta en escena, de reparto actoral y de texto es lo que siento cuando subo al
escenario de todas las plazas por donde nos está llevando esta gira. El público responde maravillosamente y
también la crítica. Y sobre todo saber que esta función abre las puertas a la reflexión sobre el papel de la mujer
en la sociedad moderna del siglo XXI.
La vuelta de Nora reivindica el papel de la mujer en la sociedad. Imagino que alguna opinión al respecto
María Isabel Díaz tiene.
Pues es fundamental cuando estás en un proyecto saber cuál es el mensaje que quieres dejar, cómo puedes
influir en la sensibilidad del espectador hacia un tema específico y cuál es la impronta que dejas en el público.
Las mujeres hemos conseguido mucho a través del tiempo, pero la realidad también nos dice que aún falta
mucho para lograr una equidad entre géneros. Las sociedades a lo largo de la historia han sido sometidas por
distintos poderes castrantes en las que las mujeres hemos sido las que más hemos perdido o tal vez deba decir
las que menos hemos conseguido. Es hora de que desterremos de nuestro bagaje esa idea de que la mujer
es el sexo débil o el menos cualificado e incluso el más bonito. Luchar y educarnos para evitar las muertes, los
abusos, la desafección, el control, la desigualdad. Esa es mi responsabilidad y lo haré por todos los medios y
desde cualquier tribuna.
2019 será un año especial en el que la podremos ver en la gran pantalla como protagonista de “El
extraordinario viaje de Celeste García”, una producción cubana-alemana. Así de primeras parece una
conjunción peligrosa. Háblenos de su personaje y de la película.
El viaje extraordinario de Celeste García tiene un atractivo muy especial y es la combinación de la comedia
dramática con el género de ciencia ficción. Una mujer que vive un presente sin estímulos y con un pasado
doloroso, se ve abocada a darle un cambio a su vida y emprende la loca aventura de irse del planeta Tierra.
Es un personaje muy hermoso, ingenuo y generosa. Aún siendo víctima en el pasado de maltrato machista,
con su vocación de maestra frustrada y sin un apoyo familiar que le de soporte, se lanza a la aventura de empezar
una nueva vida extraterrestre porque Celeste apuesta por algo mejor para su vida. Es Celeste el retrato
de muchísimas mujeres en cualquier tipo de sociedad y país. Un viaje hacia la búsqueda de la felicidad y que
culmina siendo un viaje a sí misma.
¿Cuál es la cualidad que más ha elogiado un director de usted?
Creo que siempre hablan de la sensibilidad y la verdad.
¿Los premios son tan importantes como dicen? ¿Cuál es el mayor premio después de contar con ese
GOYA que le podrían dar?
Los premios tienen cierta importancia. Con un premio logras aumentar el prestigio, tienes más visibilidad y casi
seguro más trabajo, que es de lo que se trata. Si me dieran alguna vez un Goya y viera ese deseo cumplido
me gustaría poderle sacar partido con proyectos fuertes. Seguir haciendo lo que amo es mi sueño permanente,
actuar. Vivir y morir interpretando, esa es mi aspiración máxima.
Proyectos futuros y confesables.
Tengo 2 proyectos para cine de los que todavía no puedo adelantar nada, pero que me hacen mucha ilusión.

Un sueño por cumplir
Soy una soñadora empedernida, así que tengo aún muchos sueños por cumplir que no soy capaz de enumerar
Mis primeros nervios se los debo a …. La comedia musical que hice cuando apenas tenía 18 años y que
por tesitura de mi voz interpreté el papel de la madre. Tenía un área operística y cuando la terminé el público
se puso en pie y aplaudía sin parar. Ahí me di cuenta que temblaba mi cuerpo de tal manera que mis piernas
casi no me sostenían.
Ese héroe que nunca decepciona es… El que es coherente con sus ideas. Tengo uno muy importante en mi
vida que José Martí, poeta y humanista cubano que murió por la libertad de Cuba.
Una adicción Comer rico
Filias y Fobias Filias no creo tener, pero me gusta mucho el agua, podría haber sido pez. Fobia tengo un poco
a las alturas.
Un defecto/Una virtud Insegura/Agradecida
Antes de salir a escenario tengo la manía de …. Ir al baño e intentar hacer pis aunque no tenga deseos.
Me queda por aprender …. Todo lo que no sé que es bastante más que lo que he aprendido.
La peli que nunca me canso de ver y de ver y de ver…. Tiempos Modernos
Fuera del escenario ¿Doctor Jekyll o Mister Hyde? Sin dudas Doctor Jekyll

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: DiarioAlicante.es: !Contenido Protegido!