Juan Diego Sánchez.

Entrevista con Juan Diego Sánchez

Charlemos

Hoy me encuentro en el pequeño Marrakech de Granada. Camino por las calles admirando todo lo que me ofrece el paisaje. Debo buscar la Calle Elvira porque es aquí donde he quedado con mi siguiente autor.

Llego hasta mi destino. Una tetería. Entro, y lo primero que percibo es el aroma a incienso y a olores que supongo provienen de los tés que están tomando los clientes. Miro a mi alrededor y allí está él. Tiene su libro en la mano.

Imaginemos que estoy en la tetería con un buen té moruno reposado y que Juan Diego Sánchez comienza a hablarme de él y su libro.

 

María: Hola Juan Diego. Nos gustaría conocerte. ¿Puedes hacernos una pequeña presentación?

Juan Diego Sánchez: Dicen que los poetas no tenemos biografía tan solo versos, tan solo aspiro a ser persona. Soy uno más en este mundo de locos, al que la poesía ha apagado muchos conatos de incendio. Leo compulsivamente y escribo desde que en la Facultad un despistado profesor que nunca recordaba mi nombre, a la sazón Luis García Montero, leyó un pequeño relato de mi autoría con motivo de un trabajo de clase y me animó discretamente y en privado a escribir poesía, pero sin mucho contenido social. Huelga decir que le hice caso en su primer consejo pero no en el segundo (risas).

María: Que bonita primera frase: -Los poetas no tenemos biografía tan solo versos. (Sonrío). ¿Cuánto tiempo le dedicas a la escritura? ¿Y a la lectura?

Juan Diego Sánchez: La verdad es que nunca me lo he planteado, supongo que bastante porque no entiendo mi día a día sin escribir y sobre todo sin leer.

María: Buena respuesta. Sigo preguntándote. Ahora que estás dentro del mundo del libro, formando parte de él, ¿qué opinión te merece este?

Juan Diego Sánchez: Es una industria muy compleja que busca ante todo la rentabilidad inmediata y especialmente ominosa para autores como servidor, que vive en el mundo rural, alejado de los ámbitos de decisión y distribución y sin padrinos ni mecenas para recomendarlo y darlo a conocer entre quienes “parten el bacalao” en el mundillo literario.

María: ¿Preferirías una buena publicidad para tu libro o pocos comentarios pero buenos?

Juan Diego Sánchez: Como autor no tengo ni idea de marketing o publicidad, eso se lo dejo a mi editor Aníbal Ayala. A mi únicamente me motiva que quienes me lean se sientan identificados y reflejados con lo que escribo.

María: “Huellas sobre el agua” es tu primer libro, es un poemario. ¿Eres poeta o no descartar algún día escribir alguna novela?

Juan Diego Sánchez: Es una tentación para cualquier autor de poesía adentrarse en la gran aventura que es construir una historia y darle forma en prosa. Para mí se ha convertido en un desafío y tras la publicación de mi primera novela, tardaré por el desgaste que supone pero si la salud me lo permite y los lectores se interesan por mi trabajo, seguiré escribiendo sobre los estértores del Imperio Colonial Español, un periodo que como historiador me apasiona.

María: Proyectos futuros de poeta, y si no he entendido mal, ¿una novela?

Juan Diego Sánchez: Estoy seleccionando los poemas que formarán parte de mi segundo poemario “Aquellas cartas que nunca te escribí” y corrigiendo mi primera novela ambientada en la Guerra de África, más concretamente en el desastre de Annual de 1921 que espero que vea la luz a mediados del próximo año si mi pereza para buscarle editor me lo permite.

Por otra parte tengo una buena cantidad de eventos solidarios programados con la Asociación Cultural Poetas del AL-MAnsura, a la cual tengo el inmenso honor de pertenecer.

María: Te felicito por la gran cantidad de ejemplares vendidos. Sorprendente para un autor novel. ¿Qué opinión tiene el lector de tu libro?

Juan Diego Sánchez: En general bastante positiva, de ahí su nivel de aceptación sin apenas promoción. Los lectores se sienten reflejados en sus vivencias, miedos, aversiones y repulsiones entre los poemas de “Huellas sobre el agua” y se sienten identificados con una poesía que no se limita a reflejar un mundo ideal y bello de forma lírica sino que cuenta historias imbuidas  de una cotidianidad indiscutible.

María: ¿A qué le escribes Juan Diego?

Juan Diego Sánchez: A ti, a mí, a la vida, a una realidad a veces opresiva, a veces placentera, al amor, a la ausencia de amor, a los miedos compartidos, a las huidas honrosas y a las cobardes…a todo lo que ansiamos o nos atormenta a partes iguales.

María: ¿Por qué elegiste este título? ¿Qué significado tiene?

Juan Diego Sánchez: Todos pasamos por esta efímera vida y dejamos una huella indeleble en quienes nos conocieron. No hay mayor aspiración que dejar nuestra huella de amor y bondad sobre el agua estancada que acaba por sobrevivirnos a todos.

María: ¿Algo que nos quieras contar, que no has visto que te he preguntado, y creas que es importante que el lector sepa?

Juan Diego Sánchez: Sí, hay algo que se obvia recurrentemente en la creación literaria:

La necesidad de expandir el afán de escribir entre los más jóvenes y aquellos que tienen mayores dificultades para acceder a la cultura. Cada vez se desprecia más la literatura como un factor liberador y revolucionario y yo desde mi modestia lucho altruistamente por evitarlo en compañía de otros que comparten trabajo, kilómetros, tiempo y dinero para conseguirlo. Vaya desde aquí mi pequeño homenaje para todos ellos.

María: Por último y no menos importante. ¿Dónde se pueden comprar tu libro?

Juan Diego Sánchez: “Huellas sobre el agua” se puede adquirir en:

AMAZON.es

Babel Libros.

Libros CC. Distribución Inteligente.

La Casa del Libro.

WEB de ALIAR Ediciones.

Perfil de autor de Juan Diego Sánchez en Facebook.

 

María: Me gustaría que te despidieses del lector con alguna frase de tu poemario.

 

“Nunca desesperes, al final escampa y la tierra seca redime su rabia”.

-Juan Diego Sánchez-

 

Me despido hasta la próxima semana. Espero que les haya gustado conocer a este autor y su libro tanto como a mí.

Un saludo.

Conociendo al autor. Conversaciones.

María Torres.

2 pensamientos sobre “Juan Diego Sánchez.

  1. En la primera mirada Juan Diego dice muchas cosas, leerlo es siempre un placer maravilloso, su forma de contar la cotidianidad con un lenguaje muy rico y propio. Conocer a un autor sin leer su firma, exclusivamente por si forma de expresarse es una marca imborrable, no una huella en el agua, sino un grabado en piedra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: DiarioAlicante.es: !Contenido Protegido!