Internacionalización de los indicios criminales en Pedro Sánchez

Internacionalización de los indicios criminales en Pedro Sánchez

Internacionalización de los indicios criminales en Pedro Sánchez

La comunicación global fue buena hasta que se aprovechó para canalizar todo extremismo contra el orden establecido, como instrumento de dominación mundial bajo las premisas del NOM. Ante el caos pretendido un pulso sigue vigente con tenaz resistencia frente a la manipulación totalitaria que se pretende imponer en todos los ámbitos sociales y políticos.

Si el mundo resiste los ataques frontales contra los valores tradicionales, nuestro país tampoco está vencido, antes bien aguanta los embates de un Pedro Sánchez cada vez más en evidencia. Porque España no está sola siendo testigo el mundo entero de las rastreras maniobras del fullero Sánchez, discípulo de Soros. El juego sucio, acostumbrado, ha quedado al descubierto y ello debe ser aprovechado por una oposición unida y despierta.

A pesar de esa nefasta influencia en este mundo artificiosamente globalizado por la manipulación permanente del marxismo cultural financiado multimillonariamente, entre otros,  por George Soros, España debe dejar de lamentarse por estar bajo la influencia del sanchismo  y concentrarse en las oportunas consecuencias que se derivan de la internacionalización de sus indicios criminales; indicios no solo en oscurantistas asuntos de cariz nacional como los pactos con independentistas sometiendo a la Justicia, sino también en otros no menos oscuros traspasadas las fronteras de la ley más allá de las territoriales españolas.

El recelo internacional que paulatinamente está despertando este gobierno, basado en intereses tabernarios y la falta de escrúpulos, puede ser un seguro para obstaculizar o evitar los perjuicios propios de una planificación bolivariana y radical en nuestra política interna. Es beneficioso que se retrate esta patulea de energúmenos que ha tomado, probablemente,  por fraude electoral  las riendas del país. Cuánto más ante el mundo que observa con desconfianza la deriva radical del socialismo aliado con un neocomunismo sospechoso de haberse lucrado con el narcotráfico. El hedor de este pútrida concepción de la mala política se expele en cada ministerio sanchista; ni uno aparenta decencia a sabiendas de quiénes dirigen cada cartera. Quien más quien menos, todos esconden algún trapo sucio a imagen y semejanza de quien los preside.

Se nota la influencia podemita cuando el ególatra  Sánchez no ha recibido personalmente al presidente legítimo de Venezuela Juan Guaidó. Completamente entendible que Pablo Iglesias no pueda tirar piedras contra el narcopaís que sufragó su ascenso político y nivel de vida. Una evidencia más de los indicios delictivos, acrecentados cuanto más se investiga a la formación morada.

Cree Pedro Sánchez, desde su ególatra altivez de chulo sin conciencia, que las tretas, artimañas, censuras, trampas y estafas electorales son reeditables para el resto del orbe. Se equivoca y lo comprueba cuando en Davos se le ha dado la espalda y se le ha hecho notar la falta de interés que concita su discurso mendaz y carente de honra.  La gravedad de lo mucho acontecido sería causa de caída en cualquier gobierno que no fuese criminal.  La estupefacción ante las maniobras de estos facinerosos en alianza es patente y se multiplica.  Cada vez son más los países afectados por las componendas sin vergüenza de esta caterva de arribistas que se dispone a arrasar el equilibrio institucional y económico que todavía sustentamos.

Las últimas rocambolescas historias en la embajada de México, con el revuelo que supuso la subrepticia intención de neutralizar testigos incómodos para las ambiciones podemitas, y lo sucedido en el aeropuerto Adolfo Suárez en Madrid, con un José Luis Ábalos sorprendido en misión gubernativa, citado con una indeseable para la Unión Europea Delcy Rodríguez, deberían ser suficientes indicios criminales de que se pretende blanquear al podemismo ocultando la fuentes de financiación derivadas del narcotráfico. Cómplices y culpables.

Lejos de victimizarse con la expectativa de un gobernante sectario, en alianza con los enemigos de la convivencia que posibilitó cuarenta años de paz y consenso, la oposición no debería dar por hechos cuatro años bajo el yugo socialista-comunistoide sino arreciar la protesta taxativa hasta salvar a España de una canalla que probablemente gobierna en bastardía y con tantas vergüenzas al descubierto-Eres y prostitución de menores tutelados en Mallorca inclusive-, hasta el punto de sospechar que más repulsivas son las inmundicias por descubrir todavía encubiertas.

Las miserias políticas y personales de Pedro Sánchez se reconocen mundialmente en este Gobierno de conveniencia, devenido de la traición y del fraude, de la canallesca mentira y del engaño amoral, de la estupidez criminalizada y la compra de voluntades, medios de comunicación incluidos. Si continúan estas torpezas delictivas, lo son, es cuestión de tiempo que se acumulen los escándalos hasta que sean los mismos países afectados los que pidan la cabeza de Pedro Sánchez. Nadie mejor que el mamarracho y futurible reo de la Justicia Rodriguez Zapatero, embajador del narcotráfico bananero, para acelerar el proceso.

Ignacio Fernández Candela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Sergio Rico Ayala.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sergio Rico Ayala.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: DiarioAlicante.es: !Contenido Protegido!
DiarioAlicante.es 】» Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia en nuestro sitio web    Ver Más
Privacidad