Este Hombre irá a la cárcel al no pagar una multa de apenas 300 euros por dañar una señal de tráfico

Este Hombre irá a la cárcel al no pagar una multa de apenas 300 euros por dañar una señal de tráfico

Un vecino de Gandia de 56 años entrará en prisión en 20 días al incumplir una sentencia que le obliga a costear la reparación del mobiliario

Un vecino de Gandia irá a la cárcel al no pagar los 300 euros de una multa, impuesta por un juez, por dañar una señal de tráfico. La sanción ha acabado casi en 800 euros, dado que se le ha sumado el coste de la reparación del mobiliario y algunos intereses por la demora en el abono.

Juan José Oltra Mompó ya ha recibido el requerimiento de la Justicia para entrar en la cárcel valenciana el próximo 26 de agosto y así cumplir una pena de 30 días de privación de su libertad que hubiera podido eludir con el pago de los 750 euros que estipuló el juez, inicialmente, en su fallo.

Oltra fue denunciado por el Ayuntamiento de Gandia al considerar esta institución que provocó daños en el mobiliario público de la ciudad. El consistorio reclama al infractor mediante la sentencia una indemnización por el hecho delictivo del que le acusan de 450 euros y además una cuantía económica destinada a cubrir el arreglo de la señal maltrecha.

Todo ello viene reflejado en la sentencia firme del Juzgado de Instrucción Número uno de Gandia, que añade también la obligatoriedad de que el condenado haga frente a las costas del proceso penal. El letrado estipuló 30 días para que Oltra ingresara la cantidad total requerida y si se produjera una negativa de este a pagarla, cumpliría la condena mediante una pena de cárcel de 30 días.

Pasado el tiempo que marcó el juez para pagar la multa que recoge la sentencia y no habiendo sido abonada la cantidad económica por parte del condenado, se activó la vía penal del proceso y el residente en Gandia ya ha recibido la comunicación de que entrará en la prisión de Picassent el próximo 26 de agosto para cumplir los 30 días que le corresponden a pesar de no tener antecedentes penales.

Según relata a LAS PROVINCIAS el hombre de 56 años, no puede hacer frente a la multa económica que le impone el magistrado porque una «invalidez médica total» le impide trabajar y la pensión mensual que recibe en contraprestación a su dolencia es inferior a la sentencia. Se declara «insolvente» y añade que es la propia Justicia la que se ha dado cuenta de su incapacidad a la hora de pagar «al intentar retenerme la cantidad solicitada y no poder ejecutarla por ver mi situación financiera», según consta también en la resolución.

Tal y como detalló Oltra, los hechos ocurrieron el pasado mes de octubre cuando se encontraba en una calle de Gandia y observó que un camión «rompía una señal de tráfico dejándola prácticamente doblada y en movimiento». El acusado creyó oportuno «bajar del todo la señal y apoyarla en el suelo de la acera para que así ni los niños ni las personas que pasaran cerca pudieran hacerse daño o cortarse».

Bajo su criterio, consideró oportuno evitar el peligro que ocasionaba una señal de hierro partida por una base que se encontraba «muy oxidada y sucia por la gran cantidad de orina de animales».

Este acto que no pensaba que pasara a mayores, fue, según Oltra, «malinterpretado por un vecino que lo observó y pensó que estaba arrancando a la fuerza la señal en un arrebato de vandalismo». Las autoridades policiales procedieron a amonestarle y el Ayuntamiento de Gandia fue quien se personó como parte denunciante en el juicio.

El vecino, que disfruta de sus últimos 20 días de libertad antes de cumplir condena, afirmó haber pedido ayuda a la alcaldesa de Gandia, Diana Morant, explicándole su caso y lo «desmedido que consideraba la entrada en prisión por algo que no había hecho». Según las palabras de Oltra: «Morant me atendió y me aseguró que ella haría lo posible por que no tuviera que pisar la cárcel, me dijo que le parecía desproporcionada la sentencia y que lo solucionaría».

Ante la firmeza de la sentencia y siendo consciente de que la parte denunciante era el Ayuntamiento de Gandia, Oltra acudió desesperado a la alcaldesa y ahora, apenas un mes antes de verse dentro de prisión, se siente «engañado y estafado» por darse cuenta de que la máxima representante de su ciudad «no ha cumplido su palabra, no ha ayudado y va a permitir que un vecino vaya a estar preso durante un mes por un malentendido sobre una señal de tráfico».

Según fuentes municipales, «el ayuntamiento en ningún caso denunció a la persona ni fue quien se personó como parte denunciante». Sólo es la parte perjudida porque ha sufrido un daño en sus bienes, en este caso mobiliario urbano.

Estas mismas fuentes añadieron que «tampoco es cierto que se le imponga nada. Este señor llega a un acuerdo con el Fiscal del caso y después lo incumple».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: DiarioAlicante.es: !Contenido Protegido!