El proceso de producción y control del agua de mar de Quinton que hace posible su consumo

El proceso de producción y control del agua de mar de Quinton que hace posible su consumo

Últimamente han saltado las alarmas entre la comunidad científica debido al aumento del consumo de agua de mar sin regulación ni control alguno; y no les falta razón. 

El Agua de Mar tiene cualidades muy beneficiosas para el organismo, conocimiento científico estudiado por el biólogo francés René Quinton. Él demostró que cualquier ser vivo, ocupe la posición que ocupe en la escala animal, sigue siendo un acuario marino, donde las células que lo constituyen nacen y viven en las condiciones acuáticas en las que se originó la célula primitiva, y cuya base de conocimiento elemental sigue esta máxima: el plasma sanguíneo (fracción líquida de la sangre) tiene una composición similar al agua de mar isotónica. 

Sin embargo, con la falta de controles en su uso y en su proceso de producción y manufacturación antes de su posterior venta, todas estas ventajas se convierten en todo lo contrario.

En primer lugar, el agua de mar no es adecuada para ser consumida directamente del océano a nuestro organismo. Contiene microorganismos, residuos (agroquímicos como insecticidas, herbicidas y fungicidas o fármacos utilizados en medicina convencional), así como microplásticos y otros contaminantes. De todos ellos, los microorganismos son los más peligrosos a la hora de ser consumidos: bacterias, virus, hongos o animales de pequeño tamaño, entre otros.

Dentro de estos microorganismos, son las bacterias las que pueden poner en mayor riesgo la salud. Estas tienen dos orígenes: origen marino y no marino. Las primeras son bacterias autóctonas que viven en el agua de mar sin dificultad, ya que es su medio natural de vida y que potencialmente pueden derivar en enfermedades como el cólera (bacterias del género Vibrio).

 Las segundas son de origen terrestre: bacterias fecales que llegan al agua de mar a través de emisarios submarinos o a través de tormentas – tormentas que provocan un input significativo de grandes volúmenes de agua con toda clase de residuos y organismos procedentes del continente- y que pueden sobrevivir y adaptarse al nuevo medio.

Esto puede provocar que las bacterias lleguen a la costa, obliguen a cerrar playas y provoquen problemas de salud a aquellos que las consumen. Por ejemplo, la bacteria E. coli es una de las bacterias patógenas más conocidas que puede sobrevivir sin complicaciones.

Laboratorios Quintonlaboratorio biotecnológico dedicado a la fabricación de especialidades naturales a base de agua de mar microfiltrada en frío, tiene en cuenta todos estos parámetros y sigue un proceso de producción específico, que va desde la elección adecuada del lugar de extracción hasta la microfiltración –para no perder las propiedades de la materia primaterminando con la dilución hasta la isotonía. Durante todo este proceso el agua de mar extraída pasa por diversos controles y analíticas que confirman la ausencia de cualquier materia contaminante perjudicial para la salud.

Para que esto sea así es fundamental seguir el protocolo de elaboración establecido por René Quinton, adaptado a las nuevas tecnologías de nuestro tiempo, que básicamente se fundamenta en tres puntos:

  1. Lugar de extracción: la extracción de agua de mar se realiza en los Vórtex del Golfo de Vizcayadonde existe una gran concentración de fitoplancton y zooplancton que revela la presencia de un rico sustrato mineral disuelto en el agua. Según se muestra en los estudios de Maurice Aubert, estos minerales presentes en el agua de mar e integrados en la cadena trófica alimentaria son fácilmente asimilados por el organismo humano.
  2. Microfiltración: la materia prima, es decir, el agua de mar se traslada herméticamente desde El País Vasco hasta Cox (Alicante), donde se encuentra la planta de los laboratorios y donde comienza el proceso de microfiltración y esterilización. Se realiza una microfiltración en frío a 0,22 micras en sala blanca según indicaciones de la Farmacopea Europea. De esta manera, el agua queda sin impurezas ni agentes externos contaminantes, pero no pierde ninguna de sus propiedades ni minerales. En concreto, analizan los siguientes parámetros: análisis microbiológicos para descartar la presencia de microorganismos, de endotoxinas, radioactividad, metales pesados, microplásticos, contaminantes agrícolas e industriales, así como analíticas fisicoquímicas.
  1. Isotonia: en los mismos laboratorios se realiza una dilución de esta agua de mar, ya microfiltrada en frio, con agua de manantial para hacerla isotónica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: DiarioAlicante.es: !Contenido Protegido!