EL GOBIERNO PRETENDE PRIVAR A LOS PADRES DEL DERECHO A DECIDIR SOBRE SUS HIJOS

EL GOBIERNO PRETENDE PRIVAR A LOS PADRES DEL DERECHO A DECIDIR SOBRE SUS HIJOS

EL GOBIERNO PRETENDE PRIVAR A LOS PADRES DEL DERECHO A DECIDIR SOBRE SUS HIJOS

CUNDE LA INDIGNACIÓN POR EL ATENTADO CONTRA DERECHOS ELEMENTALES DEL NIÑO RECOGIDOS EN LA CONSTITUCIÓN Y LOS TRATADOS DE DERECHOS HUMANOS

“Tú no piensas como yo, pero tus hijos ya me pertenecen” (Adolf Hitler)

Algo así queda implícito en el mensaje del nuevo genio del raciocinio y el feminismo, Irene Montero, que ve machismo en todo lo que no le gusta. El radicalismo tiene estas cosas, y más el que viene de ese mal que conocemos por comunismo, porque izquierdas y derechas quieren por igual educar a los hijos según sus convicciones, pero la izquierda además de a sus hijos quiere adoctrinar a los del prójimo.

Esto del adoctrinamiento ha dado siempre sus frutos, y con lo sectarios que son los bolivarianos de Podemos no pueden menos que pretender un lavado de cerebro extendido a la sociedad desde la más tierna infancia. Fíjense los resultados del adoctrinamiento escolar en Cataluña: a base de alterar la Historia y hacerles creer que fueron los primeros en llegar a la luna han conseguido una generación de extremistas radicales absolutamente zotes que vienen al pelo a los independentistas. Ya no tienen que quemar contenedores ni tomar las calles para conseguir sus intereses: lo hacen por ellos los adoctrinados.

El mensaje de Irene Montero sobre el pin parental se reduce a desposeer de sus derechos naturales y constitucionales a los padres. ¿Qué es el pin parental? Una medida de VOX propuesta en la región de Murcia para que se cuente con la autorización de los padres a la hora de incluir en el paquete educativo actividades o temas controvertidos, lo que viene siendo aplicar el Protocolo 1 de la Convención Europea de Derechos Humanos: “El Estado deberá respetar el derecho de los padres a que la enseñanza que reciben sus hijos se imparta conforme a sus convicciones filosóficas y religiosas”. Pero claro, el pin parental no conviene al adoctrinamiento. Conviene no informar a los padres de que a su hijo de preescolar van a hablarle de cómo masturbarse con un pepino introducido en el recto, no sea que los padres sean homófobos o machistas y se amparen en el artículo 26.3 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, o en el 27.3 de nuestra Constitución para poner el grito en el cielo con justa razón; y no porque esté mal masturbarse con un pepino introducido en el recto -eso allá cada cual- sino porque a ciertas edades no es sano pensar en estas cosas. Como padres estamos en el derecho de impedir que priven a nuestros hijos del candor propio de la infancia. Tiempo tendrán de que la vida se lo arrebate.

Isabel Celaá pone su granito de arena al principio hitleriano de adoctrinamiento diciendo que “no podemos pensar de ninguna de las maneras que los hijos pertenecen a los padres”. Ya ven el disparate… Los padres no tenemos la propiedad de los hijos, pero son nuestros en el sentido natural y moral. Nadie mejor que nosotros para velar por ellos. Y como nos ampara la Constitución, la Comunidad Europea y los tratados internacionales de Derechos Humanos, siempre habrá voces que se levanten en defensa de los principios en los que queremos educarlos, entre tantas otras la mía.

A mí Irene Montero no me parece una persona con autoridad moral para hablar de cómo educar a los hijos, la verdad. Ni siquiera debería hablar de feminismo. Es más, yo procuro educar a mis hijas para que no se le parezcan en nada. Y lucharé, como cualquier padre, para protegerlos de educadores como Boti García Rodrigo, que reconoce abiertamente haber seducido a una alumna menor de edad como si eso fuera algo admirable. Llega a criticar a la madre de la niña porque quería “perseguirla con una plancha caliente”. Yo no soy de perseguir a nadie con una plancha, pero la pederastia me produce una repulsión tremenda, y sí soy de perseguir a quien aprovechara su condición de educador para hacer a alguno de mis hijos este daño hasta que caiga sobre él todo el peso de la ley. Si ésto me convierte en homófoba o intolerante me da igual: por encima de lo que piense nadie está mi deber de proteger a mis hijos de tanta locura.

Aquí les dejo el enlace de la entrevista. Comienza, como todo adoctrinamiento, idealizando libertades,y no tiene desperdicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Sergio Rico Ayala .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Sergio Rico Ayala.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: DiarioAlicante.es: !Contenido Protegido!