EL CUENTO SOBRE EL EXCREMENTO

EL CUENTO SOBRE EL EXCREMENTO

EL CUENTO SOBRE EL EXCREMENTO

Cómo es que vivimos en una sociedad altamente tecnológica, disciplinada, urbanizada recientemente creada, bancaria y observada y sin embargo uno sale a las puertas de su casa y ¡pum! se encuentra con un buen montoncito de excrementos y en nada de esto creo que miento y de lo que digo aquí no me arrepiento.
Va uno a cualquier institucional organismo y pasa lo mismo: se encuentra con excrementos sueltos por aquí y por allá donde te mandan a callar y  que más de una vez a uno el paso le quieren cortar.
Cuando vas a una empresa a contratar la misma cagarruta te puedes encontrar.
En donde hubo una amistad un alhorre puedes ahora enterrar.
Sales de compras o a hacer shopping y te dicen “si no queda satisfecho le devolvemos su dinero”, esto lo anuncian a bombo y platillo algunos centros comerciales para quitarte todos los males y te devuelven una boñiga que te produce dolor de barriga.
Hablo con la vecina y en vez de una sardina me da una bahorrina.
Enciendes la televisión que te mola mogollón y a las horas punta siempre ves a los mismos actores que ya te producen ardores, en  los noticieros aparecen soltando detritus  unos salvadores.
Con un hermano has hablado y una deposición has notado.  41
 Incluso cuando vas a  Gibraltar  una hez te has de encontrar.
Una idea quieres implementar, ya sabes que muchas cacas te has de encontrar.
Cuando vas al campo a relajar allí los turistas cierto estiércol te han de echar.
Vas al banco y una plasta se me pega en el zapato todo el rato.
En la universidad me encuentro con un guano y al final me tengo que comer un banano.
Voy hacia mi coche que lo tengo al lado y me lo encuentro bien cagado.
Cuando llega la campaña electoral la majada es bestial.
Quiero hablar  con mi compañía telefónica por un problema un poquito y me saltan con un coprolito.
Hasta podría uno volverse loco e ingresar en el manicomio de ver tanto meconio.
¿Qué es esto el primer mundo ¿ pues da un olor nauseabundo.
Por la tarde  voy caminando y muchas ñoñas me voy encontrando.
Llevo a mi madre al hospital porque se puso  mal encontrándome  al personal dándome una de cal
 y la gallinaza me hube de encontrar.
 Articulo de Opinión: Antonio Fernández Olmedo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Sergio Rico Ayala .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Sergio Rico Ayala.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: DiarioAlicante.es: !Contenido Protegido!