EL AYUNTAMIENTO DE ALMONTE PRETENDE DERRIBAR UN MIRADOR EXCEPCIONAL DISEÑADO POR CHICOTE

0
609
EL AYUNTAMIENTO DE ALMONTE PRETENDE DERRIBAR UN MIRADOR EXCEPCIONAL DISEÑADO POR CHICOTE
EL AYUNTAMIENTO DE ALMONTE PRETENDE DERRIBAR UN MIRADOR EXCEPCIONAL DISEÑADO POR CHICOTE
5 (100%) 1 vote[s]

La terraza de La Concha dispone de una de las vistas más espectaculares de El Rocío

La última vez que estuve en el Rocío me llevaron a La Concha, un bar donde se disfruta de las vistas más privilegiadas que pueda uno imaginar. Fue el mismo Chicote quien colocó la tarima de la terraza sobre las arenas, para delimitar las que pertenecen al reino de Antonio José Franco Recio dentro de ese paraíso que es la Aldea de El Rocío. Aquello fue en 2013, como colofón del programa Pesadilla en la Cocina. Antonio crea La Concha de lo que había sido un corralón antiguo allá por mayo de 2011, cuando por fin pudo hacerse realidad su sueño no solo de vivir cerca de La Señora, sino de ganarse esa vida con el trabajo que siente y ha deseado de siempre: la hostelería.

Antonio es de Ciudad Real, pero durante unas vacaciones en Matalascañas conoce a un chico del que se enamora, y no vuelve, pero no todo son mieles en la Aldea; aunque lleva once años empadronado “Aquí soy un forastero. De hecho no viene nadie de El Rocío, y si vienen se quedan ahí atrás, donde nadie les vea. De Almonte sí que vienen, pero aquí no llevan bien que se establezca uno de fuera”.

El primer problema le viene del vecino de al lado, Manuel Ángel Barrera, que regenta un bar “sin licencia. La licencia que tiene  es de bodega, pero vende comida. No hay plan de higiene, ni de riesgos laborales, nada… He denunciado esa situación en el Ayuntamiento sin que me hagan caso, porque es del PP y tiene amistades en el Ayuntamiento”. Manuel ángel Barrera tiene una terraza junto a La Concha y, según Antonio, desde que abre su establecimiento “se dedica a confundir a los clientes para que piensen que su terraza es una ampliación de la mía. A veces pone las sombrillas de modo que mi porche quede oculto, y ya cuando los clientes están sentados les da apuro cambiarse de local”

Cuenta Antonio que el vecino llegó a amenazar a su padre diciendo “por las buenas o por las malas, la terraza de ahí abajo te la quito”; y entonces es cuando llega un documento diciendo que tiene que retirar una terraza ilegal en terreno municipal, a pesar de que en 2013 el programa Pesadilla en la Cocina había conseguido los permisos para poner el entarimado, y pagado las tasas “Antes había un cañizo, y Chicote puso brezo. Más tarde puse yo una chapa por debajo del brezo. Aquí vinieron los operarios del Ayuntamiento a medir, y desde entonces todos los años pago los recibos por mesas, sillas y veladores”.

Aquel primer aviso concedía seis meses de plazo para presentar recurso, que presenta el abogado de Antonio sin recibir respuesta. El caso se archiva; pero a los pocos días un barril del vecino encuentra el modo de desplazarse hacia las lindes de La Concha, y el Ayuntamiento alega que Antonio utiliza ese barril como mesa supletoria. Los operarios hacen fotos de la primera vez y la segunda, antes del milagroso desplazamiento del barril en cuestión, y “en las fotos se ve perfectamente que ninguno de los barriles, incluído éste, son míos”.

Curiosamente los recursos del abogado no servían porque estaban archivados “Digo yo que si estaban archivados los recursos tambien lo estaba el caso”, pero se ve que no, porque este viernes a última hora de la mañana se le ha comunicado a Antonio que el lunes día 15 a las 9:30 horas vendrán los operarios a derribar la terraza que levantó Chicote, y que encima el dueño de La Concha tendrá que pagar los gastos que ocasione ese derribo.

Cuando escucho a Antonio contar su caso me pregunto si no será más sencillo retirar el barril de marras otra vez hacia donde debe estar, es decir, la terraza colindante, que echar por tierra obra tan agradable; porque desde la terraza de La Concha se ve toda la madre de la Marisma, su fauna y su naturaleza, y el privilegio de esa vista no debería estar perseguido, sino protegido por el mismo Ayuntamiento si en esta vida nos rigiéramos por el sentido común.

Todo una injusticia y una dejadez por parte del Ayuntamiento de Almonte ante un vecino que, forastero o no, está luchando junto a sus padres y pareja para sacar adelante un medio de vida digno y ofrecer un espléndido servicio a toda su clientela, de lo cual esta humilde articulista da cumplida fe. El amigo que me enseñó La Concha decía que quien a Almonte con modales llega, Almonte con modales lo sabe tratar, pero el problema de Antonio nos lleva a preguntarnos si hay almonteños de primera, de segunda o de tercera para el Ayuntamiento en la Aldea de El Rocío;. porque pensar que el caciquismo y las amistades siguen gobernando y adquiriendo una mayor relevancia ante la legalidad de un vecino más, parece ya cosa de otro siglo… pero como en El Rocío se detiene el tiempo, todo es posible: incluso que la pesadilla no se lleve a cabo en la cocina, sino en la terraza trasera.

Nota de Prensa por: yolanda cabezuelo arenas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.