Dedicado en tiempos de pandemia a la “élite” periodística española

Dedicado en tiempos de pandemia a la “élite” periodística española

Dedicado en tiempos de pandemia a la “élite” periodística española

Enteraos y “periolistos”, allá donde hay cadáveres aparecen vuestras colonias como rastro pestilente de inhumanidad. Apestosos, convidados al banquete de la tragedia donde dar una vez más suculento bocado. Derecha, izquierda, centro “pa” dentro, sálvames, p jotas, de dieguez, marjandas, ristomejodos, trastaputas, grissos, rojos, rosas quintanares; parvulares sin escolarizar, nazievoleses, marisoles, pastoras y rocheres, maldita bula, genovevas, magladys, revas,  gansones;  dragos y dragas, pradagordos. Batalladores de pacotilla, cronistas agilipollados, de falso argumentario; tramposos de ventaja, escribidores por tanto mediocres; hipócritas de mierda todos, seguidores inmundos de sectarismos coloristas, envidiosos, majaderos, canallas, hipócritas, en este país no os libráis en realidad ninguno aunque la carroña dirigente es aún mas demoníaca.

No se imagina la excusa de los cotillas del Telecinco que producen telemierda cuando son parados por la Policía para verificar algunos de los supuestos que permiten estar en la calle durante este encubierto toque de queda. Así de juntos representan el virus del mal gusto, la soez moral y la inutilidad social; ante las cámaras siguen haciendo el gilipollas que tan pingües beneficios, caraduras, producen con espectadores de ínfima dignidad personal. Catetos del siglo XXI. No extrañaría que la pandemia se cebara con sus cerebros.

Os alimentáis de cadáveres diarios, necrófagos, necrofilicos inmundos. Cobráis a río revuelto, falsos hijos de Satanás; quizá esta pandemia es justicia para que os bajéis del pedestal de la soberbia en la que cómodamente habéis asentado vuestras oportunistas y cómodas nalgas. Así os tocara la caricia gélida, seres despreciables que vais de justos-cabrones-, amenazado el privilegio de vuestras inútiles vidas, siempre miráis las grandes causas según vuestros intereses espurios con la excusa de defender patrias, honra y dignidad. Sectarios todos, apoltronados que vivís del pesebre adaptado a vuestros parásitos intereses.

En realidad no os diferenciáis en nada de lo que criticáis, pandilla de miserables.Todos sois bastante malnacidos en este mundo del Diablo al que en mayor o menor medida pertenecéis.

Apestosos buitres de la tragedia. No hará el Demonio ascos a vuestras hipócritas aportaciones. Oportunistas sin honra, os habéis asegurado los primeros sitios de vida vacía y cómoda, pisando la calidad competente, chupando pollas o lamiendo coños para ubicaros en la élite periodística. Pero no engañáis con vuestras plumas privilegiadas de pago semanal escondiendo las vergüenzas, los méritos verdaderos, de vuestros culos prostituidos para poder ser tertulianos de puticlubs televisivos donde exhibir la indecencia.

Sois los privilegiados de mierda que deberíais ser coronados por el virus, infectados de inmundicia desde siempre, apestados de vida fácil y oportunista, merecéis la asfixia en el fango de vuestras siembras, vividores ridículos, justos de pantomima, periodistas de culo en pompa, a saber cuánto os han dado por el ídem para cobrar en los periódicos o tertulias por vuestras previsibles soflamas.

Todos a una, hijos de Satanás, idos a tomar por saco, o en su defecto por coronavirus, malparidos. Tranquilizaos miserables,  que no peligran vuestros bolsillos sin fondos: si salimos del virus mortal queda el roce del cometa que llega o la invasión de langostas. Solo falta que una plaga os lleve derechos al infierno, farsantes, basuras, cadáveres en vida, para lo que servís en el Apocalipsis…

A gusto se queda uno, oye.

Ignacio Fernández Candela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Sergio Rico Ayala .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Sergio Rico Ayala.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: DiarioAlicante.es: !Contenido Protegido!