Cumbre del Clima Madrid 2019: la hiperventilada Thunberg  blanquea a Pedro Sánchez

Cumbre del Clima Madrid 2019: la hiperventilada Thunberg  blanquea a Pedro Sánchez

Cumbre del Clima Madrid 2019: la hiperventilada Thunberg  blanquea a Pedro Sánchez

Con la misma intención que el repulsivo Zapatero blanquea a ETA, Greta Thunberg ha viajado en catamarán para blanquear la traición de Pedro Sánchez contra España.

La dispersión de las atenciones ayuda a disimular los movimientos de alta traición que se están fraguando a espaldas de la ciudadanía. La distracción  se ha convertido en un modus operandi usado incluso contra el Rey Felipe VI, quien con responsable criterio de Estado declinó ir a Argentina para no ser usado y menospreciado como cuando viajó a Cuba. Se les ve venir siendo solo trileros de baja estofa: de las distracciones se colige que existe una maniobra de profundo calado contra los intereses de los españoles gracias al traidor monclovita y su séquito de secuaces, culpables de los mismos delitos que pueda cometer, si es que no los ha perpetrado ya aunque no se sepa.

En España de alguna izquierda puede esperarse todo cuando un radical capaz de la más miserable traición que la Historia le demandará como impostor, felón y enfermo mental-lo que no obsta para considerarlo un ser rastrero sin paliativos-usa todo tipo de trampas para apoltronarse en La Moncloa arriesgando la estabilidad económica e institucional de España.

El elemento monclovita en funciones es el arquetipo perfecto de la ruindad en política con fraude electoral incluido, no obstante un socialista honrado como Joaquín Leguina ha afirmado concluyentemente que Pedro Sánchez ha estafado a las bases del partido con los resultados de la consulta sobre un Gobierno de coalición junto al fracasado electoralmente Podemos, de igual modo que ya le pillaron engañando en primarias allá por el 2016  y que le costó la expulsión del PSOE.

Sin olvidar el más que factible fraude electoral de las antepenúltimas Elecciones Generales, a saber si las más recientes también,  cuya sospecha de pucherazo está en los tribunales. No es casualidad la manera rastrera de dirigirse que practica este ególatra sin dignidad, nacido y crecido en el madrileño barrio de Tetuán. La apariencia en su caso no engaña.

En realidad, tenemos un guarro social, literalmente,  de juego sucio metido a presidente sin moral ni honra. Un diablo sin escrúpulos que ha instaurado un modo de hacer política rayana en la constante actitud delictiva al más alto y secuestrado nivel institucional. La trampa, el despilfarro, el echar balones fuera de los trapos nunca limpios culpando con autosuficiencia moral, es condición permanente del PSOE recientemente condenado por la mayor corrupción acaecida en España, y habrá mucho más, con el caso de los ERE.

Y luego la caradura, la picaresca, esa comparecencia sin vergüenza de Ábalos, la Calvo y los que tercien, se encarga de restar importancia a la evidencia nefanda que cuestiona al antojo las decisiones judiciales que utilizan para tomar con rastreras maniobras el poder.

Es inherente a la izquierda que se autodenomina progresista, convirtiendo tan hermosa palabra en un sarcasmo repugnante, apropiarse de un concepto ya sinónimo del cinismo y de la más burda  hipocresía. Alguna izquierda es así de nefanda y singularmente atrayente para palurdos que se dejan engañar por el envoltorio para luego votar por la misma fórmula de sucia política que empobrece perpetuamente a los países del mundo, sea donde sea. Son representantes del engañoso Satanás sobre la Tierra, disfrazado de buenismo y patrañas sentimentaloides. Y he ahí que Greta Thunberg encarna esa emoción edulcorada de la exageración hiperventilada que le viene de perlas al contaminante Pedro Sánchez para llevar a cabo su traición definitiva que, algunos dicen ya, susceptible de juzgarse en tribunal militar estando la otra justicia sectarizada.

Sabiendo cómo las gasta la siniestra del mundo en hipocresía-por algo diría Cristo lo de sentarse a la derecha del Padre-sacando de la manga miríadas de artificios para posicionarse con ventajismo por delante de toda argumentación y lógica y vivir del cuento de la demagogia a costa de las arcas públicas, repartiéndose subvenciones entre millones de entusiastas mercachifles para no dar un palo al agua, no es de extrañar que encontrara en una muñeca chochona de lo estrambótico como es Greta Thunberg: el icono de la lucha contra el cambio climático y demás zarandajas catastrofistas que tan buenos dividendos rinde al chiringuito mundial capitaneado por George Soros y otros especuladores. ¿Se ha olvidado el escándalo que demostró el gran engaño del calentamiento global, cuando se hicieron públicos los correos que demostraban la gran farsa del chiringuito climático? El espectáculo de la estafa mundial continúa.

El problema es que de la cursilería alarmista hemos pasado a la manipulación consentida del destino del mundo y con ello a la proliferación de una estulticia generalizada con lucrativos e ilimitados horizontes pecuniarios, intoxicado el orbe por la mentira lanzada como una horrísona soflama, con cuya excusa el lobby climático espera seguir lucrándose ahora con la demagógica intervención de la afectada Greta cuya hermana ya está dispuesta para continuar la farsa del negocio medioambiental.

Pero no hay que irse lejos para contemplar cómo el peor traidor de la política, en tanto se celebra la Cumbre del Cambio Climático, conspira contra el país que gobierna después de secuestrarlo para entregarlo a los enemigos que pretenden destrozarlo. Esa es peor e inminente toxicidad y conspira en alta traición contra España.

Ignacio Fernández Candela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: DiarioAlicante.es: !Contenido Protegido!