CONDENADA UNA SEÑORA DE ALICANTE A PAGAR 180 EUROS POR ABOFETEAR A LA MUJER QUE LE QUITÓ EL MARIDO
CONDENADA UNA SEÑORA DE ALICANTE A PAGAR 180 EUROS POR ABOFETEAR A LA MUJER QUE LE QUITÓ EL MARIDO
CONDENADA UNA SEÑORA DE ALICANTE A PAGAR 180 EUROS POR ABOFETEAR A LA MUJER QUE LE QUITÓ EL MARIDO
5 (100%) 2 votes

Articulo escrito Por: Yolanda Cabezuelo Arenas

Siguenos en Twitter : ->

Es curiosa reflexión la de comparar los preceptos morales con los jurídicos, porque algunas veces no se complementan, o lo hacen a medias.

El de la señora que ha sido condenada en Alicante a pagar 180 euros por abofetear a la mujer que le quitó el marido es uno de esos casos que no se sabe cómo tratar, porque la agresora inspira simpatía pese a lo incorrecto de su acción, y se puede entender que la agredida, pese a ser víctima, ha causado a la condenada mayor daño del recibido.

En los tiempos actuales, y en ciertos círculos,  no se le da a romper un matrimonio la importancia que se le daba antiguamente.

Tengo yo una amiga a la que quitaron el marido, y encima se presentó con el tiempo en la puerta de su casa para que la viera vestida de novia; la tercera en discordia, en vez de estar callada, se dedicó a fastidiarla de todas las maneras que pudo.

Si mi amiga le hubiera dado dos bofetadas la habrían condenado como a esta señora de Alicante, pero hay veces que dos bofetadas son comprensibles. No digo justificables, sino comprensibles.

La Justicia no puede menos que proteger a la víctima, aunque la víctima sea más mala que Caín.

En este caso no sabemos más que los hechos contenidos en la sentencia del Juzgado de Instrucción número 3 de Alicante: que hallándose ambas partes en el centro escolar la Paz, la denunciada propinó dos bofetadas en la cabeza a la denunciante, y la increpó por haberle quitado el marido.

Sabemos que la abofeteadora recurrió, y que el Tribunal Provincial ha ratificado la condena, porque existen hechos probados, y hay que condenar la violencia…

Lo mejor en estos casos de infidelidad es mantener la dignidad e ignorar por completo a la otra mujer; sobre todo porque metiéndose en un matrimonio se coloca voluntariamente en una posición muy inferior a la abandonada.

Eso sería lo ideal, y fácil caso de ser cerebros pensantes suspendidos en un fluído; pero somos carne, sangre, vísceras y nervios. En una situación de tensión puede uno reaccionar de manera tan incorrecta como ha hecho esta señora, que no es justificable -vuelvo a repetir-, pero sí comprensible.

Esta es la típica noticia que se lee como otra barbaridad de las muchas que pasan, expresada en toda la gravedad de los términos de la sentencia, pero que mueve a simpatía por la condenada, a pesar de ser reprochables los hechos.

Debía haber obrado desde el desprecio, pero no lo hizo, y no hacerlo va a costarle 180 euros.

Habrá quien piense que va a pagar mucho más de lo que ha perdido.

2 Comentarios

  1. Modelo de artículo de opinión. Su análisis estructural, como el de otros muchos artículos de la misma autora, debería ser práctica programada en la Facultad de Periodismo y CC de la Información. No se pierdan el broche de ironía con que cierra el artículo, para dejar buen sabor de boca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.