Ciudadanos quiere la Alcaldía de Orihuela

Ciudadanos quiere la Alcaldía de Orihuela

Ciudadanos quiere la Alcaldía de Orihuela

En Benejúzar, en la Vega Baja, el partido de Rivera se plantea pactar con el PSPV-PSOE

Lo que sirve para l’Alacantí no tiene porqué servir para la Vega Baja y el guante de terciopelo usado por los de Rivera en una comarca puede mutarse en puño de hierro en otra. Así, mientras que en la capital los de Rivera ni se plantean arrebatar al PP ni la Alcaldía y mucho menos la Diputación, en Orihuela parece que la vara de mando se convertirá en condición indispensable para pactar un gobierno conjunto. Otra cosa es que el PP acepte.

En los comicios del 26-M el PP de Emilio Bascuñana en Orihuela logró 9.496 votos (33,83 %) y 9 concejales de 25. Necesita por tanto los 5 votos de los 5 concejales de Cs (5.371 sufragios y un 19,13 %) para gobernar con mayoría absoluta como en el pasado mandato. Los 2 ediles de Vox (1.932 votos y un 6,88 % ) no son tan necesarios.

Sin embargo el nuevo líder naranja (Juan Ignacio López-Bas se ha ido al Congreso de los Diputados), José Aix, pretende gobernar la capital de la Vega Baja un quinto de los concejales de la corporación y el apoyo de los populares.

Para ello, el candidato naranja ha continuado en funciones -hasta que se elija la corporación municipal el próximo 15 de junio- arremetiendo contra el PP como si todavía estuviese en campaña.

El pasado día 31 por un problema en la confección de nóminas de los trabajadores municipales, Aix declaró que se trata del «enésimo problema que nos encontramos con una organización administrativa municipal que el PP no ha sabido ni querido, o posiblemente podido por sus peleas internas, solucionar, y que demuestra la descoordinación entre áreas como las de Fomento y Personal, ambas en manos de concejales populares, cuando desde el gobierno las áreas de Ciudadanos han funcionado perfectamente coordinadas y sincronizadas en todo momento, así como las nuestras con las gestionadas por el PP».

Y es que el PP abrió a Cs en febrero de 2016 la posibilidad de entrar en el gobierno más allá del pacto de estabilidad alcanzado meses antes y los de López-Bas entraron asumiendo tres competencias. Por eso han asistido durante dos años y medio como testigos de excepción de los problemas internos del PP con una secretaria general del PPCV, Eva Ortiz, maniobrando (sin éxito) para quitarse de en medio al alcalde de su municipio, que viendo el panorama se apuntó al carro de Pablo Casado y ahora está alineado con los vencedores del último congreso y con la dirección nacional del partido en Génova 13.

Sea como fuere Aix no lo tendrá fácil. Bascuñana ha logrado mantener la Alcaldía con parte de su partido en contra y ahora sigue siendo el más votado. A Cs no le vale con pactar con el PSOE (algo que tendría que explicar siendo el PP la opción preferente marcada por los de Rivera en Madrid). Necesitarían también los 2 votos de Vox o lo 3 de UP, a cual más improbable. Así que sólo puede confiar en un pacta a más altas instancias en el que la dirección nacional le obligue a Bascuñana a plegarse ante Aix. ¿Tal vez a cambio de la Diputación, de Alicante, Sant Joan, El Campello, Santa Pola o Mutxamell?

Donde parece que sí pactarán Cs y PSOE es en Benejúzar, también en la Vega Baja, según ha podido saber este diario por incompatibilidad personal entre los candidatos de Cs y PP. En septiembre de 2018 el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Comunidad Valenciana dictaminó que el alcalde de Benejúzar, el popular Antonio Bernabé, vulneró el derecho constitucional de participación política como concejal de la edil de Ciudadanos, Rosa García, «al impedir presentar y debatir para su votación dos mociones en el pleno celebrado el 28 de abril de 2016». «No tengo inconveniente en recordarle una y otra vez que el Ayuntamiento no es su cortijo particular, sino una Administración al servicio de todos los vecinos de Benejúzar», arremetió la edil de Cs dejando clara la poca afinidad entre ambos.

Los 5 ediles del PSOE y los 2 de Cs producirían una mayoría estable frente a los 6 del PP a no ser que Bernabé decidiese dar un paso atrás y favorecer el pacto de centro-derecha. Algo poco probable después de que en octubre García registrase una moción en la que pedía al alcalde, «que asumiese personalmente los gastos judiciales ocasionados por vulnerar mis derechos fundamentales de participación política». Las espadas están en todo lo alto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: DiarioAlicante.es: !Contenido Protegido!