CINE ENTRETENIMIENTO VS. CINE DIDACTICO de Jorge Girbau Bustos

CINE ENTRETENIMIENTO VS. CINE DIDACTICO de Jorge Girbau Bustos

CINE ENTRETENIMIENTO VS. CINE DIDACTICO de Jorge Girbau Bustos

Quien le puso al cine la premisa de ser sólo “entretenimiento” se equivocó de pleno. Siempre hay que observar al séptimo arte como si fuese una enseñanza para nosotros y una reivindicación de lo que nos ocurre como sociedad. Por supuesto que, en todas las décadas tiene que haber cintas de entretenimiento, pero estás también deben contener una enseñanza moral. Los que son niños ahora tendrán un espejo en el cual mirarse y reconocerse en la edad adulta. El cine debe ser un lugar para evadirnos y para formarnos como personas. Pero, si nuestra formación sólo consiste en películas de acción, ¿cómo se va a formar el ser humano del mañana dentro de una sociedad que está más cerca del desconocimiento cinematográfico?

“La vida es muy corta”, es una frase tópica cortoplacista; Sin embargo, no aporta nada como sociedad. ¿Esa es la contribución cinematográfica que vamos a dejar el día de mañana? Claro que no. En todas las décadas hay joyas que las podemos enmarcar en ese trozo didáctico que posee el séptimo arte. Lo inquietante es cuando vemos que la proporción de películas didácticas es muy baja o inexistente. Entonces, esta sociedad tiene un problema de dioptrías. Hay una solución si graduamos bien las gafas. En cuanto empecemos a ver clásicos cambiaremos nuestro discurso cinematográfico y nuestro discurso de vida, porque en una película clásica está el pasado, el presente y el futuro. Las películas no cambian la historia, pero el conocimiento que nos dan las películas sí que pueden cambiarnos.

Aquí, en este diario conviven lectores que le gusta el cine para evadirse y los que les gusta el cine como conocimiento. No nos equivoquemos condenando a la hoguera a uno de los dos tipos de cine porque el uno no puede vivir sin el otro. El cine de persecuciones y tiros puede estar centrado en un contexto político y el cine de conversaciones sesudas puede estar centrado en un contexto filosófico. Digamos que cada cual tiene una enseñanza que puede ser equilibrada. La realidad es que es un asunto comercial. Entra en juego las productoras que suelen apartar las películas didácticas, ya que no llenan las salas y eso les hace perder dinero.

¿Es delito volver al público inculto ofreciéndoles sólo “entretenimiento”? Las nuevas generaciones no observan al cine como un medio para combatir la mediocridad. En cambio, sí que miran al cine para distraerse de su día a día. Así, podemos ver que el séptimo arte es, para ellos, una distracción ante una sociedad coja. Y ¿por qué vivimos en una sociedad coja? Siempre es la misma historia: los cuatro romanos y cinco cartagineses que se quieren quedar con todo el monopolio sea cual sea su beneficio. En el cine la taquilla está en la acción. Por lo que se ve, No todos entienden una peli de época, pero todos entienden una película de Superman.

Pero, las películas casi siempre reflejan el pensamiento político y social de la época y del país que realiza la producción. A veces, la época no va acorde con el pensamiento ni con sus gobernantes. Cuando se ganan elecciones, el cine (en algunos casos) también puede ser una herramienta de poder. Por ejemplo, en la década de los ochenta, EEUU utilizó series y películas para colar un pensamiento conservador al mundo. Mientras que en Europa estaban dando sus últimos coletazos los cineastas que dieron otra calidad al séptimo arte: Fellini, Bergman y Buñuel.

Para la gente que fuimos niños en la década de los ochenta ir al cine era un entretenimiento, tal vez para muchos era “su entretenimiento”. Por esa razón, la forma de mirar la vida es totalmente diferente a las siguientes generaciones y nuestro camino está ligado a las aventuras y desventuras de unos personajes que hoy son historia del cine. Y también, sin darnos cuenta, nos estaban forjando un pensamiento que hoy son parte de nuestro ADN.

Por eso, es posible que el cine de entretenimiento y el cine didáctico sea la combinación perfecta, la verdadera sabiduría cinematográfica, ese abecedario de secuencias que, sin apenas percatarnos, construye nuestra vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Sergio Rico Ayala .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Sergio Rico Ayala.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: DiarioAlicante.es: !Contenido Protegido!