Calvo, Celaá y la evidencia de traición en Pedro Sánchez

Calvo, Celaá y la evidencia de traición en Pedro Sánchez

La investidura de Pedro Sánchez se ha convertido en un embudo no por las negociaciones con sus socios de juego sucio, sino porque la opinión pública está escarmentada y advertida de que algo más que raro está sucediendo en la pugna por la presidencia y posee tintes de alta traición.

La política sanchista, por no llamarla estafa sectaria del PSOE, derivada en origen de extrañas complicidades subterráneas y evidentes causalidades basadas en la mentira y la manipulación, se semeja a un sendero construido por el consenso y legalidades democráticos por el que el sectarismo pretende transitar, sin otro horizonte que borrar las huellas de la democracia reciente, la Constitución que la hizo posible y el modelo de Estado que ha pacificado España durante cuatro décadas.  Y para ello a estas alturas no es osado manifestar que en esas viciadas intenciones de poder absoluto se han traspasado los límites; la legalidad ha sido violada sistemáticamente incluso en la pretensión de influir sobre las decisiones de la Justicia, chantajeando desde el poder ejecutivo.

Parecen ser solo puntas del iceberg de un conglomerado oculto de despropósitos con aspecto presuntamente delicuescente: las últimas manifestaciones de Carmen Calvo e Isabel Celaá, el tono de todo el Ejecutivo en funciones disimulando para conseguir a cualquier precio gobernar España, no disfrazan la autosuficiencia y la estulta como maliciosa soberbia que aspira a posicionarse por encima del bien y del mal, arrollando sin disimulo la independencia judicial. Un Gobierno en funciones se ha extralimitado una vez más en sus deberes con la sospecha evidente de que su trayectoria no está siendo leal, siquiera a la elemental decencia personal y política que la soberanía popular debe exigir a sus dirigentes. Y en ello deberían observarse los que con sus papeletas aceptan todavía una representación rastrera como la que demuestra el sanchismo hoy en día.

Ese sendero que transita Pedro Sánchez se estrecha cuánto más se advierte, con notoria y ya inevitable publicidad, que las negociaciones, las artimañas ocultas y visibles, los tejemanejes jugando con la seguridad nacional son evidencias de una traición de alto nivel cuyos responsables pretenden dirigir España con un hediondo rastro de estafa institucional que no pasa inadvertido, traspasando incluso las fronteras como ejemplo de absurdidad que España no merece estando en manos de semejantes conspiradores con intereses tan tabernarios como cada vez más sospechosamente delictivos.

Ignacio Fernández Candela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Sergio Rico Ayala.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sergio Rico Ayala.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: DiarioAlicante.es: !Contenido Protegido!
DiarioAlicante.es 】» Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia en nuestro sitio web    Ver Más
Privacidad
Salir de la versión móvil