Aplazado hasta marzo el primer ‘macrojuicio’ en España contra la mara Salvatrucha

0
218
Aplazado hasta marzo el primer 'macrojuicio' en España contra la mara Salvatrucha
Aplazado hasta marzo el primer 'macrojuicio' en España contra la mara Salvatrucha
Aplazado hasta marzo el primer ‘macrojuicio’ en España contra la mara Salvatrucha
5 (100%) 2 vote[s]

Los 35 imputados llegan a un preacuerdo de conformidad con lo que se sus penas se verían rebajadas sustancialmente

Salvatrucha: cuando la máquina de la muerte quiso asentarse en España.

La mañana de este martes ha sido tediosa y muy extendida.

El despacho de los fiscales Anticorrupción desplazados desde Madrid hasta Alicante era un ir y venir de abogados.

El Ministerio Público buscaba llegar a un convenio con ellos para que el primer macrojuicio celebrado en España contra la mara Salvatrucha, considerada la más dañina de todo el mundo, no se celebrara y se quedara en una conformidad, lo que acarrea una rebaja importante de las penas.

Por último el juicio fué suspendido hasta el siguiente 8 de marzo esperando de que el fiscal jefe de Alicante ratifique los acuerdos alcanzados por la acusación pública con las defensas de los procesados para hallar reducciones de condena a cambio del reconocimiento de los hechos.

Este preacuerdo podría verse modificado tras la denuncia de uno de los acusados hacia otro, al que le acusó de haberle sacado una navaja este mismo martes.

Un hecho que se investigará. Anticorrupción, que tiene atribuidas también competencias en la pelea contra el delito ordenado, pedía un total de 230 años de carcel. La pena más alta para el cabecilla, para Darki, era de 30.

Organización criminal, tráfico de drogas, blanqueo de capitales, tenencia ilícita de armas, intento de asesinato, lesiones y amenazas son los delitos que se les atribuyen. En las bambalinas, los 35 imputados esperaban el devenir de la mañana.

La mara Salvatrucha es una verdadera máquina de la desaparición que vive del delito, de la extorsión y de las drogas.

Pretendía implantarse en nuestro estado, donde había puesto muchas expectativas, y pretendía llevarlo a cabo desde un pueblo de la montaña de Alicante. Ibi iba a ser su cuartel general, un espacio especial desde el que extenderse a Europa sin llevar a cabo ruido. La mara de las maras no iba en broma.

Salvatrucha o MS 13 eligió Ibi, un punto estratégico que a priori podría parecer excepcional por sus propiedades (es un ayuntamiento relajado e industrial) pero que próximamente se mostró como un espacio idóneo para pasar inadvertida e comenzar su despegue.

Cuando la Unidad Central Operativa (UCO) desbarató sus proyectos en 2014 aún no se habían producido extorsiones ni robos ni raptos ni venta de armas ni homicidos ni crímenes por encargo -su piedra angular al otro lado del charco que, no obstante, habría sido complicado ofrecer salida en España por la presión policial- pero sus integrantes ya habían comenzado a trapichear con sustancia y además poseían a sus espaldas el apuñalamiento de un cabecilla de los Latin King, una banda latina que se queda en aficionada al costado de los salvatruchos, en la región del Puerto de Alicante.

La operación policial, la más grande hasta la actualidad en España contra la MS13, no solo imposibilitó ese asesinato. Además frustró el plan para matar al testigo de una reyerta. Los agentes abortaron de esta forma el ambicioso planque la mara se traía entre manos.

El emprendimiento lo habían bautizado Programa 34, surgido de la unión de cinco clicas (distritos territoriales): Big Crazy, de Ibi, Providence, de Madrid, Dementes Locos y Demonios Locos, en Barcelona, y Normandi, de Girona. El 18 de enero de 2014, El Negro, uno de los presuntos cabecillas, detalló por teléfono a otro acusado el objetivo del proyecto: «Crecer y entablar la Mara en España».

Para eso, deseaban invertir en negocios legales con un triple propósito, según Anticorrupción: blanquear dinero de procedencia delictiva, usar a integrantes del grupo que estuvieran en carcel o hacer más simple la llegada de otros mareros desde América Central con contratos de trabajo previos.

Contaban con financiación y asistencia logística de la jefatura en todo el mundo de la organización, además popular como El Barrio. Los mareros del Programa 34-España se regían por cruentas normas remitidas desde El Salvador.

«En esas normas figuraba el castigo a imponer por su infracción, que en las situaciones más graves llevaba aparejada la desaparición», resaltaban los fiscales en su escrito de calificación provisional de los hechos.Tanto la Guardia Civil como Anticorrupción advirtieron que no estaban frente novatos apasionados; que la cosa era seria y se pusieron manos a la obra.

Numerosos de los detenidos ingresaron en carcel (ayer llegaron al juicio desde la cárcel) y el Ministerio Público empezó a redactar una calificación de los hechos que se concretó en severas penas.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.