Alicante: Patrullas en la Playa alicantina
Alicante: Patrullas en la Playa alicantina
3 (60%) 2 votes

Recorren el litoral de la ciudad no solo en la línea de costa, sino también en una zódiac que sirve como grupo de rescate para controlar a pescadores

A pie, en bicicleta y hasta desde dentro del agua. La Unidad Turística de la Policía Local de Elchetrabaja para garantizar la seguridad de los usuarios también en su lugar de descanso o vacaciones. Robos, hurtos, venta ambulante y masajes ilegales, el control de las zonas delimitadas a baño embarcaciones deportivas y a motor, detección de pescadores furtivos y, a veces, hasta retirada de basura de las aguas.

Siguenos en Twitter : ->

Estas son las acciones que realizan cada día la decena de agentes, los dos oficiales y el inspector que forman este grupo policial,  Apenas llevan un mes prestando el servicio en El Altet, Arenales del Sol, El Pinet, La Marina y El Rebollo, pues su trabajo se limita a la temporada alta desde comienzos de julio, en apoyo a las dotaciones policiales que habitualmente patrullan por estas zonas.

Sin embargo, les ha dado tiempo a hacer de todo: 179 denuncias por incumplir la ordenanza de playas, otras 29 relacionadas con la seguridad ciudadana, y otras 168 por parte de los agentes de Movilidad Urbana por cuestiones relacionadas con el tráfico.

La Unidad Turística se pone en marcha cerca de las 8.30 horas. En la día del viernes, cuando este períodico acompañó a los agentes, la lectura del servicio desde la Jefatura de la Policía Local de Elche se inició a las 8.30 horas. «Tenemos una orden que dice que hay motocicletas que circulan por el recorrido marítimo a enorme agilidad, hablad con el ciudadano; en La Marina debemos vigilar el estacionamiento.

Hay numerosas quejas, más que nada de sitios de comidas. Si algún coche estaciona con el culo un poco fuera, ya es imposible pasar; la venta ambulante, en Arenales del Sol, tenedla presente, ahí sí que no poseemos miramiento, fruta, comida… Decomisado, acta y para adelante». Estas son las órdenes que han recibido los agentes por parte del oficial, de cara a la día del viernes, donde ya empieza a intensificarse la existencia de turistas en la costa y, con ella, los accidentes. Minutos luego, las distintas patrullas empiezan a dirigirse a sus propios sitios.

El Grupo de Unidad Marítica y Atención Turística (GRUMAT) se dirige hasta Santa Pola. Ahí está, en el puerto, la embarcación que los agentes usan para patrullar el litoral desde el mar, desde El Altet hasta Guardamar del Segura, donde acaba la playa de El Rebollo. Más allá de no ser de su término municipal, además se cubre Santa Pola, región de paso entre todo el litoral ilicitano, y si hubiera algún hecho, además se presta acompañamiento.

Dentro de la «Dama de Elche», que de esta forma se denomina la embarcación, partimos rumbo a El Pinet, para hacer la primera inspección del día.

«Se comprueba que no haya habido ningún hecho a lo largo de la noche, asi sea con embarcaciones o de nadadores», apunta el oficial que nos sigue, Pedro Zuñiga. Nada más llegar a El Pinet estamos con una de las acciones más comunes y de las que más se quejan los bañistas: un grupo de turistas está llevando a la práctica SUP en una región reservada al baño, por lo cual se les advierte de que tienen que moverse detrás de las boyas, que delimitan el espacio guardado para ocupaciones deportivas y de ocio.

Por lo demás, todo se ve estar relajado, pero jamás hay que ofrecer nada por hecho. El día previo, un agente tuvo que tirarse al agua al localizar a un pescador furtivo, al que le confiscaron cinco pulpos de tamaño mínimo -el más reducido solamente pesaba 200 gramos.

De todo

Durante los «paseos» por el mar, la patrulla asegura que encuentra de todo. Desde redes de pesca abandonadas hasta cajas de televisores procedentes de algún yate. Hace unos días, incluso, se recogió un bidón de aceite de motor que estaba a punto de derramar su contenido, con el evidente perjuicio para el medio ambiente, por lo que también retiran este tipo de elementos que encuentran flotando en la superficie marítima.

De vuelta a Santa Pola estamos con la moto acuática de Ambumar, la compañía que presta el servicio de socorrismo en las playas de la región, y que además usan para ofrecer tener una asistencia plus en relación a la supervisión y salve.

Y sucede que, la sincronización con los socorristas es otra de las tareas escenciales de los agentes, ya que además apoyan en caso de rescates y reanimaciones cardiopulmonares, como la ocurrida días atrás.

Continuamos la día con otro de los grupos que, en esta situación, patrulla en bicicleta por Arenales del Sol. En el recorrido, «es la alternativa perfecta», señalan los agentes, ya que facilita desplazarse de punta a punta, a una agilidad que deja ver la actividad en el recorrido por su hubiese algún incidencia y, más que nada, «por la sensación de cercanía que se transmite al ciudadano», agregan. Lo mismo sucede cuando estas bicis se trasladan a pie de playa, o a pie, en las ubicaciones de más complicado ingreso.

«El hecho sencillamente de que nos vean, crea un efecto disuasorio. Saben que nos encontramos siempre por aquí, por eso quien viene a delinquir se va a otros sitios, y la multitud además se siente más segura», apunta el mismo grupo que ejecuta esta supervisión en La Marina.

Sin embargo, se realizaron intervenciones similares con la venta ambulante, como los vasos de frutas decomisados días atrás. Estos días además se comprobará toda la documentación relacionada con los chiringuitos, con el objetivo de que se cumpla además la legalidad en estos puntos.

Al fin y al cabo, una Policía cercana, con vocación de servicio ciudadano y, más que nada desde esta semana que entra, con un enorme volumen de trabajo gracias a los cientos de turistas que se desplazarán al litoral de Elche.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.