Alicante: Encara su último gran debate antes de las elecciones

0
174
Alicante: Encara su último gran debate antes de las elecciones
5.0
01

El pleno sobre el estado de la ciudad, probablemente el último del mandato, se celebrará este jueves

El PP no permitirá las intervenciones de entidades o asociaciones de vecinos

Los follones del extinto tripartito, el doble procesamiento judicial del ex alcalde socialista Gabriel Echávarri o la extraña relación del ex asesor del PP Miguel Ángel Redondo con la tránsfuga que dio al Alcaldía a Luis Barcala, Nerea Belmonte. La baja ejecución presupuestaria del ejercicio 2017, la (constante) parálisis de Urbanismo o la cancelación del plan de ajuste, con la reciente de este mismo lunes) rebaja general de impuestos.

Todos estos temas -todos parte ya de uno de los mandatos más convulsos que se recuerdan en política local- se pondrán encima de la mesa este jueves, en el que probablemente sea el último gran debate de política del mandato en Alicante: el pleno sobre el estado de la ciudad. La cita supondrá el pistoletazo definitivo para marcar el posicionamiento de los grupos en los apenas siete meses que quedan para elecciones, con la particularidad de que tan solo dos grupos tienen el liderazgo electoral prácticamente cerrado (PP y Compromís). Del resto (PSOE, Guanyar y Ciudadanos) aún no se sabe nada.

El debate sobre el estado de la ciudad fue rescatado por al ex alcaldesa Sonia Castedo (PP) en plena imputación judicial, aunque prácticamente por obligación. El reglamento municipal de Alicante contempla la celebración de hasta dos de estos plenos al año, algo que fue utilizado por la oposición para tratar de visibilizar los problemas judiciales de Castedo.

El tripartito (PSOE, Guanyar y Compromís) que gobernó entre junio de 2017 y abril de 2018 intentó institucionalizar el debate con la celebración de uno al año. El primero, en octubre de 2016, se hizo célebre por el inusitado silencio del entonces alcalde, Gabriel Echávarri, quien declinó voluntariamente intervenir para cerrar el pleno y plantar cara al entonces líder de la oposición, el popular Luis Barcala. En 2017, con un tripartito ya descompuesto, Gabriel Echávarri trató de invisibilizar el pleno colocándolo el mismo día de la lotería de Navidad, el 22 de diciembre.

Para la cita de este viernes la junta de portavoces marcó ayer que los tiempos serán exactamente los mismos que en diciembre de 2017: 15 minutos de primer turno para cada grupo y diez minutos para la réplica. Los no adscritos dispondrán de tres y dos minutos. Lo abrirá y lo cerrará el alcalde, con una intervención ajena al tiempo que utilice la portavoz del PP. En cuanto a la participación, Barcala ha decidido seguir la estela de Echávarri y no permitir que asociaciones de vecinos y otras entidades (como sindicatos) puedan intervenir de manera previa. Así lo habían solicitado los grupos municipales de Guanyar, Cs y Compromís.

En cuanto al contexto político, lo cierto es que el PP llega en su mejor momento para que se evalúe su gestión. No solo ha acabado por liquidar el plan de ajuste -una gestión que durante mucho tiempo había intentado Compromís-, sino que ha ganado una votación con solo ocho concejales para bajar una batería de impuestos municipales (IBI incluido) y ha aprobado más de 12 millones de euros en obras. En este sentido, será interesante ver cómo reacciona políticamente Cs, a quien este lunes se le acusó de ser una «muleta» para el PP.

En cuanto a la izquierda, la mayor incógnita pasa por ver si el PSOE es capaz de plantar cara al equipo de Gobierno con un liderazgo tan cuestionado, incluso desde dentro de las filas socialistas,

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.