A LOS POLÍTICOS LES RESULTAN MÁS IMPORTANTES LOS ORGASMOS QUE LOS DERECHOS CONSTITUCIONALES: LO PRIMERO ES LO PRIMERO
A LOS POLÍTICOS LES RESULTAN MÁS IMPORTANTES LOS ORGASMOS QUE LOS DERECHOS CONSTITUCIONALES: LO PRIMERO ES LO PRIMERO
5 (100%) 1 vote

Articulo escrito por: yolanda cabezuelo arenas

Siguenos en Twitter : ->

Los franceses llaman al orgasmo La Petite mort, porque es como morir y durante unos instantes alcanzar el cielo. Hasta estos tiempos absurdos, el orgasmo ha sido considerado el súmmum del gusto; incluso una de las reivindicaciones del verdadero feminismo: el derecho de la mujer a sentir placer, e incluso a tomar para nosotras la costumbre masculina de utilizar al amante para procurárselo.

De este modo se llegó a una generación de chicas jóvenes liberadas de los antiguos tabúes, que ven el sexo de la única manera en que hay que verlo: como algo perfectamente natural. Casi todas las chicas que ahora cuentan con veintipocos años con las que he tratado el tema resultan muliorgásmicas, o sea, con una facilidad pasmosa para alcanzar la Petite mort. Debe ser porque no tienen tanta culpa aprendida por el placer propio como las mujeres de mi generación; porque yo llevaba in albis la friolera de 40 años, y no he sabido lo que es La Petite mort hasta hace bien poco.

Del orgasmo femenino puede hablarse desde todos los puntos de vista que pueda uno imaginar: incluso desde el absurdo, como la proposición del alcalde podemita de Villena de instaurar el Día del orgasmo cada 8 de agosto y convertirlo en fiesta local, además de promover los Domingos felices, que vendrán a dejar obsoleto aquello del sábado sabadete. Quiere decir que en este municipio de Alicante cada 8 de agosto hay que correrse sí o sí, y por usar un término jurídico sólo o en compañía de otros. Francisco Javier Esquembre se llama este partidario de las corridas íntimas porque las otras -las taurinas- no las permite en Villena.  Lo del término jurídico viene a cuento de que sobre el orgasmo va incluso a legislarse, que según los chacarrillos que circulan por las redes a Carmen Calvo le parece que cuando un hombre deja insatisfecha a su compañera está cometiendo en ella abuso sexual.

Para comprender la naturaleza de la sexualidad femenina, y del orgasmo en particular hay que dejar a un lado lo que pueda opinar al respecto Calmen Calvo, si es que opina algo, y concentrarse en la experiencia de una mujer a la que admiro profundamente: Valérie Tasso, la sexóloga francesa que revolucionó a la vieja guardia con Diario de una ninfómana. Tengo la suerte de seguir por Facebook a Valérie Tasso desde hace años, y de conocer su blog, que recomiendo tanto a señoras como a caballeros.

 

Damos por sentado que todos lo hombres llegan al clímax porque normalmente no tienen problema en eyacular, pero resulta que no siempre eyaculando alcanzan el cielo del que hablan los franceses. Puede darse perfectamente el caso de que una criatura masculina dé con una de estas frígidas que no dan frío ni calor y se quede tan in albis como me quedaba yo hasta que dí con lo que Alaska llamaba Un hombre de verdad. Un hombre en esa circunstancia estaría en el mismo derecho de considerarse usado sexualmente, pero el problema es que tal y como están las cosas no le haría nadie maldito caso.

 

Habría que preguntarle a la ministra, si es cierto el chascarrillo, dónde encuentra la motivación para esta proposicion de ley; y por qué no dejamos los asuntos de cama y si nos corremos o no nos corremos y empiezan a ocuparse de procurarnos una sanidad decente, un trabajo estable, una vivienda digna, y todos aquellos derechos que la Constitución nos reconoce pero que los políticos no nos facilitan. Eso sí: si no sabe usted masturbarse en condiciones, siempre habrá una partida presupuestaria para editar una guía que la enseñe a hacerlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.